viernes, 31 de octubre de 2014

¿Qué son las comisiones?


Muy buenas queridos lectores de ires y devenires. Hace un tiempo me planteé hablar del tema de comisiones y los encargos que realizo para uso editorial o para empresas.

Lo primero, dejar claro que éste concepto es el que vengo escuchando varios años sobre la palabra comisión, en términos de ilustración. Como el término en sí lo escuché por primera vez en deviantART, traduzco y pongo aquí un fragmento de a lo que se refieren a comisión en su FAQ:

"Pequeñas obras o servicios digitales ofrecidos por un artista, que otorgan la capacidad de obtener contenido personalizado de calidad". 

Me ha parecido un concepto tan dispar, después de haber hablado con numerosos artistas, que me preguntaba si alguien que no esté muy metido en el mundo podría llegar a confundirse, es más, incluso preguntarse si es que un artista quiere enriquecerse a su costa o realmente cuesta el precio que piden. En muchas ocasiones vemos comisiones de personaje a cuerpo completo a 15€ ofertadas por diferentes redes sociales, cuando se cobran cifras bastante más elevadas cuando se pide un presupuesto a otro ilustrador por algo que nos puede parecer lo mismo o similar.

Además de que el presupuesto varía de un ilustrador a otro, también hay otros motivos, pero vamos al caso.


¿Qué diferencia hay realmente?

Ninguna. El artista cobra por un servicio que ofrece tanto a un particular como para una empresa, aunque siempre pueden existir diferencias dependiendo del uso que se vaya a dar a la obra. A veces el artista hace rebajas para que su precio sea competitivo y atractivo para un particular, o simplemente lo emplea como práctica con compensación, asumiendo él mismo parte del precio.

Un encargo no deja de ser un encargo, sólo que algunas personas utilizan el término comisión para referirse exclusivamente a particulares.


La denominación coloquial

Cuando un artista dice "voy a hacer comisiones", suele referirse a encargos privados para particulares abiertos al público. Esto quiere decir: Sin contrato de confidencialidad, sin venta de derechos de reproducción, con una serie de condiciones establecidas y con un catálogo limitado de posibilidades con las que el autor ya se maneja. Teniendo la peculiaridad de que suele tratarse casi siempre de personajes de ficción creados por terceros -o algunos casos el personaje de esa persona en cuestión- , y otra, que suelen tener "slots" o encargos limitados, que una vez llenos ya no se pueden encargar más hasta que el ilustrador decida abrirlos de nuevo.

El ilustrador hace esto por diferentes motivos:
  • Estar en un stand no-comercial de eventos como salones del manga o cómic.
  • Por haberse adherido a un Artist Alley, aunque por lo que tengo entendido a través de otros artistas, a pesar de que se está luchando por conseguirlo en España, sólo sucede hasta la fecha en Francia y EEUU.
  • Sacar un ingreso extra porque necesita renovar material o hacerse con novedades.
  • Practicar. 
En todos los casos una comisión no deja de ser un encargo profesional. A pesar de que muchos amateurs, artistas sin formación o práctica pongan un cartel de "commissions" o comisiones, por precios irrisorios como 400 deviantART points que vendrían a ser 5$ americanos, no significa ni que sea el precio estandar de una comisión o que estas personas automáticamente sean profesionales. Por poner un ejemplo podríamos encontrar muchos carteles de "arreglo PC" en un tablón de anuncios, pero no todos tienen por qué tener formación o experiencia en ingenieria de sistemas informáticos.

Algunas comisiones son gratuitas y muy limitadas, en cuestión, artistas que buscan practicar no sólo para mejorar su técnica, sino también para ver cómo se desenvuelven en el trato con clientes o para darse publicidad. Esto vendría a ser básicamente como las prácticas que haría cualquier becario para tomar rodaje que haría por cuenta propia, aunque a tener en cuenta que ahora los becarios deben cotizar en el regimen de la seguridad social no lo encuentro una práctica recomendable. No me queda sino decir que ancha es Castilla.

    Otros tipos de comisión

    A través de redes sociales y diversas páginas he conocido las denominaciones coloquiales también de muchos tipos de comisiones. "Adoptables" (término que conocí gracias a @marmopollo del que tuvo la amabilidad de explicarnos), "bases", bocetos, iconos, diseños de moda, diseños de maquillaje, pinturas y maquillaje sobre dollfies o muñecas, peluches, key-chains y merchandising en general, por no decir un largo etc.

    Los adoptables, según lo que estuvo explicando muy amablemente Diana por twitter, son diseños de personajes ya hechos por el artista que pone a la venta (diseño de atuendo, estética, forma...).

    Si nos ponemos a mirar en lugares como Etsy, encontraremos una cantidad de artistas de todo tipo de disciplinas ofreciendo comisiones a particulares, y abriendo crowdfunding para proyectos un poco más grandes, pero que como bien digo en ningún caso dejan de ser proyectos profesionales que buscan abrirse paso en el mercado.


    ¿Por qué son más económicas las comisiones a particulares que los encargos editoriales?

    Una vez dejado claro el término coloquial de comisión (encargo de profesional a particular) y encargo editorial (encargo de profesional a profesional), puedo explicar qué es lo que encarece el precio de un encargo.
    • La venta de derechos de reproducción. Esto significa, el particular quiere una pieza para recreación personal, la empresa busca la explotación de la obra y lucrarse con esta, por lo que el artífice de la creación debe llevarse una parte proporcional a lo acordado ya sea con un adelanto de los royalties o compra total de los derechos de reproducción.
    • La confidencialidad. En muchas ocasiones no se pueden enseñar en el acto las piezas preparadas, lo que puede ser un defecto porque el currículum de un artista es visual. La cofidencialidad se suele compensar económicamente en algunas ocasiones, o no, depende del modo de trabajo del artista y de sus intereses.
    • La exclusividad. Para llegar a mayores niveles, hay contratos de exclusividad que viene a ser que el artista se compromete a  trabajar sólo para la empresa que le ofrece este tipo de contrato. Quebrantar dicho acuerdo puede suponer una penalización económica, que se estipula en el contrato.
    • La responsabilidad y la disponibilidad.
    • Cambios y revisiones. Normalmente las comisiones a particulares, sobre todo las creadas en formato tradicional, no se revisan ni cambian, se entregan tal cual han sido empezadas y finalizadas. En el caso editorial, se realizan numerosos cambios y revisiones antes de acceder al producto final, lo que encarece en horas el trabajo del artista.
    • La obra original en el caso de estar hecha en formato tradicional.
    • Los gastos notariales derivados de la venta de los derechos. Esto es algo que supone una terrible sorpresa para los que encargan trabajos profesionales por primera vez, para sus libros o para maquetaciones cuando uno edita por su propia cuenta.
    En todo caso, para ceder los derechos de reproducción a terceros hay más complicaciones, me gustaría explicar esto más detalladamente en otro artículo puesto que cuando estás cediendo los derechos de reproducción se presupone que es para hacer una explotación comercial de estos bajo una serie de condiciones (4/5 años desde la firma del contrato, número de ejemplares, soporte, rango de reproducción, impresión o digital, y un largo etc.).

    Agradecimientos a @duranial, @cookiesdf y @pedroRMandreo por su tiempo, pues sus respuestas han servido para elaborar esta entrada, ¡gracias!


    Sabrina Cámara Ilustradora y diseñadora gráfica

    viernes, 17 de octubre de 2014

    Cómo buscar (y encontrar) trabajo


    Tener trabajos para mostrar

    ¿Escoger especialización o ser versátil? Antes de empezar a buscar trabajo hay que tomar la decisión de especializarse. Este oficio reúne muchísimas ramas, en la etapa de formación es cuando uno encuentra su punto fuerte, ese es el que hay que especializar (que no encasillarse). Pero también puedes, si te parece bien, abarcar más campos, sobre todo si de tu especialización no hay demasiado mercado o ya está abarcado.
    ¡Manos a la obra!

    Realizar un portafolio con los mejores trabajos. Son pocas las personas que no tienen ordenador o dispositivos móviles conectados a internet, por ello recomiendo realizar un portafolio online con responsive design (diseño adaptativo a las diferentes plataformas), también un PDF con los trabajos más destacables para poder mostrar a través de una tablet o impresos, como sea más cómodo.  Mis máximas: Limpio, sencillo, espacioso y usable.

    - Portafolio online.
    - Portafolio offline (tablet / impreso).
    - Currículum Vitae específico para tu área.

    Crear una identidad (opcional pero deseable). Tarjetas de visita, carpetas corporativas, correo electrónico propio... No son necesarios para empezar pero sí atractivos para el contratante, este trabajo es visual por lo que recomiendo apostar por una buena exhibición de lo que puedes hacer.


    La imagen cuenta

    "¡Exhibe tus habilidades! Ahí está tu fuerte."

    ¿Puedes demostrar tus habilidades? Un portafolio online es lo mejor. Una recomendación a tomar o no es hacerla uno mismo y no es muy complicado porque hoy en día ya no es imposible tener un website. Si se te da bien HTML y CSS o conoces lo básico, puedes probar a montarte tu propio portafolio con la tecnología de Bootstrap (es la que estoy usando yo ahora mismo) porque es muy usable y viene con responsive. Mucho mejor que otras plataformas que me han comentado que se van a quedar obsoletas.

    Aquí puedes descargar lo que te haga falta. Si no se te da muy bien, tienes temas gratuitos poniendo en tu buscador favorito "bootstrap template freebie", o aquí si no te importa pagar unos eurillos también puedes encontrar algunos de mucha calidad.

    Compromiso y seriedad. El justo y necesario, recuerda que no eres un esclavo, las condiciones del contrato a rajatabla.

    ¿Educación? Tomaduras de pelo habrá a puñados a la par que personajes muy desagradables, en estos casos lo mejor es tomarlo con la más grande de las calmas. Cuesta, lo admito, a mí se me llevan los demonios, así que en estos casos lo mejor es tierra de por medio. "Aunque no podamos llegar a un acuerdo, éstas son mis referencias". Más que educación es optimizar.

    Lista de empresas 

    Hacer una lista de empresas de tu zona o las zonas deseadas. Siempre se puede encontrar una empresa referente, o varias, sobre una especialización determinada, por lo que cuesta relativamente poco buscar editoriales o lugares que se benefician de la venta de productos basados en esta profesión.

    Buscar en la página web la opción "careers / jobs / trabajo" o "trabaja con nosotros". De no tenerla, buscar el e-mail de recursos humanos y hacer una primera toma de contacto para declarar interés en enviar un portafolio.

    Llama personalmente. Si no se ponen en contacto contigo, muestra interés (si tú realmente tienes interés en esa empresa, claro). Preguntar por la persona responsable de recursos humanos o informar del interés por trabajar es un punto que casi nadie tiene en cuenta. En el mayor de los casos responden que no tienen la necesidad de contratar a nadie, pero aunque suceda esto lo mejor es dejarles las referencias por si en un futuro sí tuvieran esa necesidad.

    Concertar entrevista. Si la empresa en cuestión muestra un mínimo de interés, aunque no respondan, lo mejor es enviar un e-mail o llama para preguntar si han visto el portafolio e informarles del interés en concertar una entrevista presencial.

    Si todos los pasos anteriores fallan, hay que tachar la empresa de la lista y seguir buscando. En esta etapa de buscar trabajo uno se puede plantear ideas negativas pero todo hay que decirlo; la situación está mal y no es culpa tuya. Nunca hay que descartar alternativas.

    También hay páginas (como wrapbootstrap) dónde podemos vender nuestros trabajos a más público, o en el caso de ilustradores como Society6, autoedición... Eso ya es una cuestión de elección personal, y a veces es más deseable que trabajar para clientes que no te pagan.


    Páginas especializadas


    Dejo aquí las que considero a tener en cuenta.


    ¿Redes sociales? ¡Sí!

    Aunque significa invertir mucho tiempo en buscar, en twitter siempre hay alguien que necesita un ilustrador, algún recurso de pixel art... Es un trabajo arduo y puede que sin demasiado éxito, pero al menos tener presencia en internet deja constancia de que estás ahí.

    También se pueden ofrecer comisiones y/o encargos a través de páginas como Tumblr, Twitter y DeviantART. Dependiendo del de sensibilidad personal y con lo que uno se pueda sentir cómodo también hay un amplio mercado en el mundo de las viñetas, cómic o ilustración erótica que cabe no descartar pese a lo polémico o poco ético que pueda resultar.


    Puerta fría

    La puerta fría es echarle mucho valor y presentarse en las empresas currículum / portafolio en mano. Arriesgado, pero muy recomendable para personas carismáticas y con don de gentes. Desde mi experiencia personal, hay que tener mente fría y cuerpo para aguantar un rechazo tras otro.


    Mejorar aptitudes

    Aprender inglés, en mi opinión, es una aptitud indispensable y hay muchas opciones para aprender por lo que no encuentro hoy día una excusa el hecho de no tener dinero.

    En numerosas ciudades y pueblos es habitual encontrarse con los grupos de aprendizaje mixtos (anglo parlantes con hispano parlantes), esta es la más económica. También hay opciones menos económicas como apuntarse a una escuela de idiomas o empezar incluso por plataformas online gratuitas como duolinguo.

    -

    Esto es todo por hoy y hasta el próximo viernes, donde hablaré de por qué las comisiones son tan económicas comparadas con la ilustración profesional, que aunque parece algo más que obvio no está de más ahondar en el meollo en cuestión. 

    Cabe destacar que esto más que consejos son sugerencias, cada persona es única y su forma de ser especial. Por lo que ánimo y buena suerte, encontrar trabajo hoy en día es una tarea bastante complicada y más en este sector, sin decir que no siempre satisfactoria porque, sobre todo en este mundo hay muchos impagos, tomaduras de pelo y demás.

    Conozco a bastantes artistas que tienen un segundo trabajo a jornada completa o media jornada mientras se hacen hueco en el mundillo o que todavía viven con sus padres. Por eso he considerado justo editar esta entrada. Cierto es que a mí en el pasado se me ha dado bastante bien encontrar trabajo pero también es porque tenía mentalidad esclava: Trabaja muchísimas horas, trabaja fines de semana, demuestra que vales. Pero eso no es justo ni considero que haya que fomentarlo y por eso he rectificado el tono de esta entrada.

    Como siempre, gracias por vuestra lectura.

    Sabrina Cámara Ilustradora y diseñadora gráfica