sábado, 27 de julio de 2013

El ilustrador y su salud


Todos o casi todos los que tenemos un trabajo en el que pasamos más de seis horas sentados sabemos que a la larga pasa factura. Teniendo en cuenta que seguramente nuestro oficio sea a largo plazo (+5 años), cualquier "oficinista" debería tratar de llevar una serie de hábitos que mitigarán bastante la aparición de enfermedades derivadas del trabajo a largo plazo, tanto problemas psicológicos derivados del estrés como de la propia salud física. De todas formas este artículo será entre muchas personas un asentimiento de cabeza más que una referencia, porque conozco a muy poca gente que no esté familiarizada con estos dolores derivados del trabajo continuado.

Lo más importante es la espalda, que es la más afectada de pasar tantas horas sentado. Muchos pasamos el rato con una mano en el teclado (hotkeys) y otra en la tableta, lo que puede derivar en una ciática (lado izquierdo para diestros) y si en nervio ciático se debilita, puede fastidiar a base de bien las rodillas.



Es un dolor muy común a tener en cuenta. Si el nervio ciático se inflama es una condena porque dificulta muchísimo hacer cosas como dormir o estar cómodos mientras se trabaja, si creemos que podemos tener un principio de ciática lo mejor es tratarlo cuanto antes con un profesional o especialista, si se hace mal el dolor persistirá durante años.

Lo he vivido y sigo viviendo, en agosto hará un año desde que empezó a dolerme y tengo muy afectada la rodilla derecha por la que apenas puedo ir a correr e incluso hacer cosas tan básicas como bici estática. Obviamente no soy médico así que como es natural lo primero que recomiendo es no hacer auto diagnóstico y visitar al médico de cabecera para que detecte la fuente de dolor. No siempre tiene por qué ser ciática. Puede ser escoliosis, lumbalgia (lumbago), lordosis… O todas juntas. Hay muchísimos tipos de afecciones de espalda, pero casi todas se pueden arreglar o detener su crecimiento si se hacen ejercicios específicos (¡¡consultar con un especialista!!)




Lo primero que quiero decir es que esto es mi idea personal de vida saludable y no es la verdad absoluta, es únicamente un relato desde mi experiencia personal y mi modo de vida. Para mí es importante hacerlo así y me funciona, pero es mi método ¡Son recomendaciones, no obligaciones!

Ideas para mejorar la calidad de trabajo durante la jornada laboral


- Evitar el ruido en la medida de lo posible. Donde vivo ahora pegan petardazos por cualquier fiesta dignas de otras comunidades (¿Cómo es posible que celebren San Fermín?), un mercadillo cultural celebrado todos los sábados a las 7-8 de la mañana donde es una necesidad gritar para montar los puestos, un locutorio justo bajo casa en el que algunos de sus usuarios practican canto y guitarra flamenca, por la carretera pasan los llamados por un amigo "coches discoteca", vecinos excesivamente ruidosos (gritan desde que se levantan hasta que se acuestan y se acuestan muy tarde). Vamos, que vienes al pueblo con idea de "estaré tranquilo" y he estado más tranquila viviendo en capital. La experiencia me ha enseñado que a la hora de escoger un piso, además de ser luminoso y amplio (aunque sea pequeño debe dar sensación de amplitud), que sea un ático y que esté en la medida de lo posible bien aislado del ruido (ventanas de aluminio por ejemplo), si no es un ático aunque se cierren bien las ventanas los vecinos ruidosos pueden molestar.

- Aprovechar el tiempo de reposo. Evitar jugar a una consola o leer en la cama antes de dormir (nunca imaginé que diría a alguien que evitara leer). Si se va a la cama que sea con la idea de dormir, mi abuelo decía mucho que el hombre es un animal de costumbres y si se relaciona lugares con actividades, cuando vayamos a dormir tendremos problemas para conciliar el sueño. Lo ideal es "cada cosa a su debido momento y lugar".

- Desayunar, comer y cenar en el comedor o cocina. Sí, sé que a veces es imposible por una carga de trabajo elevada, yo traigo el desayuno muchas veces mientras miro noticias y contesto correos, pero casi siempre acabo por dejar el desayuno sin terminar o con los nervios agarrados al estómago. Hacer dos cosas a la vez puede producir nerviosismo y los nervios al estómago le sientan como un tiro. Como dije antes, cada cosa a su debido momento y lugar.

- Concentrarse en cada tarea y no llevar varias tareas a la vez. Ponerse a dibujar y luego a ojear el correo causa un estrés tremendo. Se pierde la concentración de una tarea para conseguir concentrarse en otra… En fin, caos, y el caos nunca le sienta bien a nadie. Poderse se puede, pero no es nada recomendable porque además se tarda más tiempo para hacer las cosas, al menos en mi caso, si alguien lo lleva bien le pondré un altarcito y me haré fan suyo, jeje.

- Muñequera ortopédica. Dan un calor terrible en verano, pero por lo que a mí respecta al menos evita que me duela la muñeca por forzarla demasiado, tengo las muñecas muy finas y se me lesionan casi constantemente si no tienen sujeción adicional, teniendo en cuenta que las necesito hábiles, es lo que mejor me funciona para poder pasar mucho tiempo dibujando.

- Apartar el ocio del trabajo. Creo que es obvio. Cuando se es autónomo o freelance la disciplina de obligarse a trabajar es mil veces más difícil que ir a una oficina. He trabajado en oficina y autónoma, cuando vas a trabajar vas con la idea de que vas a trabajar, si estás en tu casa esa mentalidad no se cambia automáticamente y hay que forzarla. Si a eso le añades a Steam instalado en el ordenador, o una videoconsola conectada al PC, tentará muchísimo más que si lo tenemos apartado de nuestro entorno de trabajo. A mí me ha servido.

- Una almohadilla para sujetar la espalda y un reposapiés. El reposapiés es estupendo, porque obliga a la espalda a mantener una postura correcta, al principio molesta mucho usarlo y es incómodo. Además que unos pies sanos son calidad de vida y la circulación lo agradece mucho. Como siempre lo mejor es consultar a un médico, pero es muy recomendable, casi todos los fisioterapeutas lo recomiendan.

- Hacer estiramientos cada hora o levantarse para dar un paseo aunque se esté concentrado y la musa de la inspiración se haya reencarnado en nuestras manos. Es imprescindible hacerlo cada hora, yo tengo un "timer" (un reloj que me avisa cada hora) para levantarme del sitio y hacer unos cuantos estiramientos. Me alivian bastante, pero como siempre es mejor consultarlo con un médico para evitar sustos: Hay ejercicios que pueden acentuar más el dolor que aliviarlo.

- Tener horarios estables. Si se come a horas diferentes o uno se levanta a una hora diferente cada día se desbarajusta el reloj interno, el cual ayuda bastante a concentrarnos automáticamente. Dicen que se tardan 20-21 días en conseguir un hábito (y lo poco que se tarda en perderlos…). Al trabajar tanto bajo presión el estómago se ve realmente afectado y puede derivar en una úlcera, el sueño lo mismo y para qué hablar de la concentración.

- Evitar tomar alcohol, café y/o fumar. — Gracias capitán Obvio. — De nada. Al pasar mucho tiempo sentados cualquiera de estas sustancias agrava los problemas derivados de ellas. Nunca he fumado mas que pasivamente por lo que no sé en qué medida puede afectar al rendimiento, pero ya solamente por tener un entorno que huela a tabaco puede empeorar bastante el feng shui del entorno. El alcohol en pequeña medida sí sienta bien, pero beberlo durante la jornada laboral resta muchísima capacidad. El café es fatal, pese a que sea una bebida muy habitual. Mi experiencia con el café ha sido muy negativa, es mejor dormir si se tiene sueño, porque si no el sueño se acumula y al día siguiente no se descansa. Es un círculo vicioso:  — Tomo café porque estoy agotado, estoy agotado porque bebo café. 


- Sentirse a gusto en el entorno laboral. Limpiar el escritorio, ordenar las montañas de papeles y sentir que todo está en orden es una forma de quitarse ese estrés subconsciente de la sensación de desorden, el típico "debería arreglar todo esto" aunque no esté en nuestros pensamientos constantemente, sí que está en nuestra lista de tareas a hacer. Nunca he trabajado mejor que con un escritorio amplio, limpio y ordenado. Lo mejor es tener organizadores y acostumbrarse a dejar las cosas de cada trabajo en ellos. Tengo una pequeña bandejita de mimbre donde dejo la goma, la pulsera, pañuelos, tarjetas… Que es mi pequeño entorno "desastre", pero es un entorno desastre controlado. Colgar cuadros, tener un corcho donde colgar las cositas, no tener un mar de pelusas viviendo bajo los muebles... 

- Dedicar al menos cuatro horas de ejercicio a la semana. Ya sea aerobic, yoga, pilates, salir a correr, bici estática… Es igual. Lo importante es que pasar más de ocho horas sentado es terrible y hay que  fortalecer los músculos para que estén preparados. También es importante hacer una tabla de ejercicios, no hay que empezar como un bruto porque luego las agujetas pasan factura. Empecé haciendo 15 minutos de bici una semana todos los días, luego 30 minutos la siguiente, y al final acabé haciendo una hora cuatro veces por semana. Sin prisa, pero sin pausa.

- Aprender a desconectar. Esta es la más importante creo yo. Tras trabajar durante seis meses a pleno rendimiento, tres de ellos sin aprovechar el fin de semana para descansar, sin hacer ejercicio, levantándome de la mesa sólo para hacer la comida, ducharme y dormir 4 horas, me dije a mi misma que si seguía así tenía un pie puesto en la tumba. Efectivamente, al día siguiente me entró fiebre por agotamiento, llegó un momento en el que al ducharme tuve que salir de la ducha sin aclararme si quiera, y menos mal que lo hice porque me desmayé casi al instante. Tuve suerte que no estaba sola en casa y me pusieron un caramelo bajo la lengua. Los días anteriores, al salir a comprar me tuvieron que dar un vaso de agua cargado de azúcar y bicarbonato, casi no llego al supermercado y por suerte estaba cerca la casa de un familiar, sentí como la cabeza me daba vueltas y que no podía controlar bien mis movimientos. Cuando me di cuenta apenas tenía pulso. 

Mi gran problema es que para bien o desgracia me tomo el trabajo muy en serio, pienso: Si un coreano o un chino pueden, yo puedo. Ya me rompí una vez la muñeca cuando me emperré en que quería aprender a dibujar y hasta que no tuviera buen nivel no pararía. No hay que hacer eso (sí, haz lo que digo, no lo que hago), y si no os convence lo que os digo mirad esto, cuando lo leí me di cuenta de que mi frase "si un coreano o un chino pueden,  yo puedo" pensé seguidamente: "Puedo morir por agotamiento" y empecé a tomarme la vida con más calma. Si tardo o no puedo cumplir un plazo prefiero asumirlo y pedir disculpas. Ningún trabajo merece cobrarse una vida humana.

- Leer, ver películas y jugar a videojuegos. Sí, recomiendo todo esto porque al ser un trabajo creativo nos retroalimentamos de ideas provenientes de medios culturales, además que son una fuente muy rica de inspiración y ayuda a la relajación, a liberar tensiones, a que nuestra mente esté activa preocupándose de cosas interesantes y no auto-destructivas. Mens sana in corpore sano.

- Utilizar la ducha como método de desconexión y relajación. Es el mejor lugar donde perdernos en nuestros pensamientos y mimarnos un poco. El agua alivia tanto el dolor mental como el físico.

- Querernos, dejar que nos quieran y aprender a aceptar ayuda de los demás. Pensar que "yo puedo hacerlo solo" es auto-destructivo. En la película "Los padres de él", la actriz Barbara Streisand dice :
"Tiene la piel emocional de un rinoceronte
En ese momento recordé mis "yo puedo hacerlo sola", "ya descansaré cuando esté muerta" o "mejor mal que depender de otra persona y que te traicione". Siempre he sido muy retraída a la hora de confiar plenamente en una persona (porque mis experiencias al confiar plenamente en otras personas no han salido bien), me ha gustado ser independiente y ser capaz de conservar esa independencia por lo que cuando alguien me ofrecía algo lo rechazaba siempre, aunque lo necesitara. Ese orgullo está bien siempre y cuando no perjudique a nuestro entorno o a nosotros mismos. Cerrarse a otras personas a la larga puede acarrear numerosos problemas mentales y la incapacidad de comunicarse o confiar en otras personas, y es importante parar antes de que sea demasiado tarde. El ser humano es un animal social que necesita relacionarse como cualquier otra necesidad fisiológica, en mayor o menor medida. 



Cosas que han calmado el dolor


- Acupuntura. Mano de santo. Cuando ni los analgésicos, ni los calmantes surtían efecto. Desde pequeña he tenido fobia a las agujas así que la acupuntura no era para mí una opción. Cambié de parecer cuando me alivió la ciática de un día para otro. Hay que tener en cuenta que la acupuntura viene de maravilla para temas musculares y nerviosos, en caso de ser afecciones a los órganos no es la mejor solución.

- No estar expuesto a la humedad. Mi pueblo está construido sobre una ciénaga y muchas veces hago la broma de "¡Fuera de mi ciénaga!", pero chascarrillos a parte, he estado planteándome seriamente marcharme a un lugar más seco porque mis huesos se resienten muchísimo de este clima tan húmedo. En invierno el frío se cuela en los huesos y los cala, en verano el calor se pega a la piel y es muy desagradable. Parece que trepa en plan nurglete y te dice "dame un besiiiito".

- Evitar los relajantes musculares a no ser que sea estrictamente necesario. Lo suyo es que si lo recetan se pida una alternativa o ejercicios (podéis decirle a vuestro médico que queréis una alternativa natural o una tabla de ejercicios), si no dan alternativa se puede pedir una segunda opinión a otro médico (en la seguridad social y cualquier clínica privada es un derecho) y, en el caso que ambos den el mismo diagnóstico, si no queda otro remedio tomarlos. Estuve tomándolos junto a un potente analgésico, pero sinceramente fue peor el remedio que la enfermedad, tuve los músculos debilitados y al trabajar cargué el peso de manera equivocada mientras estaba sentada lo cual empeoró mucho la situación. Por otra parte este potente analgésico del que hablo me dio alucinaciones y con la frase "esto es puro veneno" tiré la caja a la basura.

- Practicar yoga. Siempre con un profesor que sepa hacerlo, no queramos hacer chapuzas inventando ejercicios, en serio, a la larga uno puede lesionarse crónicamente. Hay ejercicios específicos de yoga para mejorar dolores y reforzar zonas.

Antes de cerrar el artículo me gustaría daros las gracias. El blog apenas tiene un mes de edad y he tenido un feedback increíble que anima muchísimo a continuar escribiendo, por eso os quiero dar un millón de gracias.

Por otra parte también quiero aprovechar para mandar, a todos los afectados del accidente ferroviario de Santiago que estén pasando por una situación difícil, un enorme abrazo y todo mi apoyo, me siento en parte muy orgullosa de aquellos que se han volcado tanto en tratar de paliar la tragedia, tanto los bomberos, como médicos, como donantes.

Y eso es todo por hoy, hasta el próximo viernes.
Sabrina Cámara Ilustradora y diseñadora gráfica

7 comentarios:

  1. Importantísimo lo que dices.

    Quisiera agregar que uno de los males más frecuentes de nuestro mundo es la depresión (somos, en esencia, animales emocionales). En mi caso el hacer un poco de ejercicio no solo ha hecho que tenga una mejor opinión de mí (sin afán narcisista), también ha reforzado mi autoestima (no todo es perfecto, pero da resultados favorables).

    Otros 2 consejos que yo daría son: 1.- Usar la luz natural lo más que se pueda para hacer los quehaceres, sobre todo tratándose de gente que pasa el día frente a la computadora. 2.- Dormir 8 horas. Está demostrado que quien no duerme al menos ese tiempo, disminuye su rendimiento hasta en un 27%.

    El último lugar donde hubiera encontrado una entrada así (saludable) sería en el blog de una ilustradora, y me da gusto que el mundo sea a veces así: impredecible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cierto, cierto! Efectivamente, un piso amplio y luminoso proporciona mucha luz natural, y si ya se puede estar cerca de verde uff. La repera. Yo... tengo una plantita en mi balcón :<, se llama Ruperta.

      Las 8 horas seguidas es ideal, bueno a ver, siendo doña marmota me gustaría tirarme hasta 9-10 horas, pero creo que eso pasa una vez al año.

      Lo que comentas sobre la depresión es muy común en ilustradores. Nunca he conocido a personas tan críticas consigo mismas ni tan humildes. También por estar sometidos a constantes críticas, que si perroflauta, que si eso no es trabajo... Mucha gente cree que no, pero a la larga eso crea traumas gordos. Al final aprendes a vivir con ello.

      Hacer ejercicio o ir a eventos suele paliar bastante todo el proceso de la depresión. Socializar, llevar una buena dieta, hacer ejercicio, trabajar en buenas condiciones, evitar trabajos que no nos gustan... Casi todo influye en el humor de un ilustrador.

      La verdad es que allá por 2010 era incapaz de concentrarme lo suficiente como para terminar ilustraciones. Tuve una etapa bastante mala, me costó mucho trabajo recuperar una forma de vida saludable así que es algo que le recomiendo a cualquiera, y que si necesita ayuda para orientarse ¡Aquí estamos para eso!

      Mi intención casi siempre es ayudar y dar ideas a otras personas, para que no se caigan donde yo me he caído, pero la verdad es que luego el camino de cada uno es muy distinto al que cualquier otra persona pueda recorrer. Ya sea sobre hábitos de vida saludables o sobre complicaciones con papeles gubernamentales. La verdad es que este oficio es pura y dura dedicación :).

      Gracias por todos tus comentarios Tygrus, y gracias por pasarte por el blog ^_^

      Eliminar
  2. A mí me ha pasado y me está pasando mucho de lo que comentas. Eso sin contar la combinación de estar tratándome un problema con un ovario a base de pastillas que te retienen líquidos, y el hecho de trabajar muchas horas sentada. Ganas peso, y tu espalda lo sufre más.

    No solo eso, si no que me subió la miopía una barbaridad, y yo antes de trabajar en esto no llevaba gafas. De pequeña llevé un tiempo, pero se me corrigió la vista o algo porque termine viendo mal con ellas y bien sin ellas. Ha sido empezar a trabajar como pixel artista, y a los 2 años no ver ni un elefante subido a un burro a 2 metros de mi cara.

    Eso, más dolores de espalda. Más dormir poco y mal, más el agobio y el estrés. A veces me pongo psicológicamente fatal del agobio y tengo un humor de perros. El ruido toca mucho los ovarios, y cuando la gente molesta con el teléfono o llamando en casa también. Con lo de no saber cómo sentarme porque de todas las maneras estoy incómoda, es un fastidio muy grande.


    Yo recuerdo que cuando trabajaba para empresas era mucho peor. Me hacían trabajar pidiendome cosas -como decían ellos- "para ayer". estaba 3 días sin dormir. Terminaba psicológicamente muy tocada, hasta alguna vez lloré de impotencia cuando aun sin dormir, no me daba tiempo de terminar todo lo que me pedían. Y lo que me pagaban lo compensaba tan poco, que te aseguro que ahora me ofrecen algo igual, y los mando a la puta mierda sin sentir ningún tipo de remordimientos.

    Mi salud por delante, seguida de mi dignidad, y terminando por que me paguen algo justo por mi trabajo y no una puta mierda.

    Punto pelota.


    Muy buen artículo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el sobrepeso agrava cualquier problema también, y más si hay sedentarismo de por medio >_<.

      Nada mujer, tu salud es muy importante, más que cualquier trabajo. Lo de la miopía bueno, bienvenida al club de las gafas aunque ahora están de moda. Siempre puedes operarte o utilizar lágrimas artificiales (me las han recomendado hoy en facebus).

      Cuídese muyaya :*

      Eliminar
    2. ¡Puff, y pensé que yo la tenía difícil!

      Yo quisiera hacer algo como yoga, pero estoy más tieso que una barra de aluminio; la verdad es que he pensado que incluso para la introudcción al yoga se requiere preparación, y como voy (trabajo, escuela, familia) no queda tiempo ni para twittear.

      Lo que me ha dado resultado es escaparme a hacer ejercicio tratando de no darme explicaciones (porque en casa la tentación de la pc es grande) y de paso saludar a eso que se llama naturaleza, casi siempre me digo (amablemente) que intentaré hacer al menos media hora de ejercicio al día, no por obligación/disciplina, sino por actitud.

      Marina, también para mí eso de hacer pixeles y retocarlos me ha causado muchos problemas visuales, lo que hago ahora es agrandar hasta un 400% o incluso hasta el 800% e ir retocando por partes, no sé si has intentado algo así. Para la espalda, el piso tiene muy mala reputación, pero a mí me ha corregido la mayoría de los problemas de espalda: me recuesto sobre un tapete, y subo los pies en el sofá, como haciendo esta figura " ∫ " , eso me ha ayudado a mejorar la postura. También me ha funcionado ponerme una almohadilla un poco dura en la parte baja de la nuca (donde se siente la vértebra más salida) con lo que el cuello tiene oportunidad de distenderse y no colgar como puente cuando uno duerme.

      ¡Reír! A veces uno se olvida de reír, pero también es un buen... ejercicio para al menos distender el cuerpo de modo "normal".

      Ustedes como mujeres tienen aparte esos consabidos cambios hormonales (y si hay pastillas de por medio, antidepresivos, anticonceptivos, o como en tu caso Marina con las pastillas que retienen líquidos) que seguro pegan "sabroso" (como decimos en México): no sean duras consigo mismas en tales momentos, tirar llanto no está nada mal, y diferir un trabajo (vamos a decir, para dormir una hora más) no significa que no le tengan cariño o compromiso, al final todos, como sociedad, debemos entender esas prioridades en la "escala de necesidades de Maslow", o por lo menos el entendido de ello.

      Un abrazo a ambas :)

      Eliminar
    3. Sois un encanto ambos, Sabri y Tygrus :)

      Eliminar
  3. UNA SOLUCIÓN MUY BUENA PARA LA ESPALDA Y LA RELAJACIÓN es el PILATES, yo lo practico 3 veces por semana y soy FELIZ

    ResponderEliminar