viernes, 19 de julio de 2013

Las 13 peores frases que decirle a un ilustrador


El mundo de las artes gráficas y visuales todo es hermoso. Sus trabajos recorren el mundo entero decorando aquello que se pueda impregnar su hermosa sustancia, desde camisetas para la vida cotidiana hasta las bóvedas tiznadas de toques modernistas mezclados con el clasicismo de un fresco, pasando por las pinturas basadas en plástico hasta el más grunge de los graffitis. La belleza no tiene lugar físico donde no se pueda esculpir, como un fragmento sutil en la efímera existencia de un ser humano que pueda dejar un parte de su genialidad en vida.

Aunque nuestro trabajo es el de embellecer (incluso en lo más tétrico), el diseñador trágico (lo digo por lo que tienen que soportar) y los ilustradores tienen que pasar por cientos de situaciones soporíferas que pueden hacer del animal más paciente una bestia iracunda. Quién no habrá experimentado esa agresividad pasiva hacia un cartel de Photoshop que reza "El archivo se cerró inesperadamente" tal que dan ganas de estrangular la pantalla con el cable del ratón hasta que deje de parpadear, o el tic que salta cuando un cliente pide catorce modificaciones de una ilustración para finalmente quedarse con la principal.

Sí, esas frases. Esas perlas, esas revelaciones divinas, esa ambrosía que nace de las bocas de muchos ilustrados que a casi cualquier profesional de las artes gráficas saca de quicio. He aquí un compendio de frases famosas de estos susodichos interfectos creyentes de conocer las relatividades que esconden la confección de cualquier obra y en cualquier soporte, que hacen mesarse los cabellos y rasgarse las vestiduras a cualquier profesional.

Si has escuchado estas trece frases y no has enloquecido, enhorabuena, tienes una parcela esperándote en el cielo.

"Lo quiero para ayer"

Empiezo por un clásico ¡Todavía espero las llaves del DeLorean para viajar al pasado y terminar la entrega a tiempo! Sobre todo cuando tienes doce encargos pendientes y todavía no has recibido el adelanto.

"Yo también quiero que me paguen por hacer dibujitos"

Es realmente molesto cuando lo dice el típico faceworker que tiene un contrato de 20/25 horas semanales, que para más inri se comportan como Hobbits y desayunan dos veces. Son una especie de seres infectos que se pasan más tiempo compartiendo en horario laboral horribles presentaciones de diapositivas y comentando en facebook lo mucho que trabajan que trabajando. Aunque de los creadores de esta frase está la derivada de "Qué suerte tienes de trabajar en lo que te gusta" o la gran famosa "No te quejes que al menos tienes trabajo". Si a esta frase la añadimos la coincidencia de haber pasado una semana de trabajo de 15 horas diarias (y sin fines de semana) para terminar una entrega, es posible que la calma se nos venga a bajo y den ganas de acordarse de todos sus ancestros o de sus progenitores, sobre todo acompañado del "Al menos trabajas en lo que te gusta, no deberías quejarte".

"Pero si eso lo hago yo en diez minutos"

Casi cualquier persona que pueda sujetar un lápiz es capaz de hacer un garabato en papel, eso es cierto, y en diez minutos casi cualquier ilustrador puede plasmar algo impresionante. Pero para alcanzar ese algo impresionante hace falta estar inspirado, que no sea ninguna cosa concreta o particular, que sea algo en lo que el ilustrador en cuestión tiene experiencia y haberlo dibujado chorrocientas veces, ser o un genio brillante o una persona que se ha pasado mucho tiempo practicando para alcanzar esa genialidad. En cuyo caso efectivamente se puede hacer un bocetillo en 10 minutos a lápiz. En el caso contrario la etapa de documentación y proceso de concept art puede llevar de una (en el mejor de los casos) a cuatro horas dependiendo del encargo.

"Sorpréndeme"

Haz algo impactante. Quiero un proyecto que haga BOOM en un simple golpe de vista, quiero que sea tan impresionante que diga WOW, GUAU, IMPRESIONANTE. Y diversas onomatopeyas y jeroglíficos indescifrables. Pobre del profesional que pregunte por algo más concreto porque se supone que es su trabajo adivinarlo.



"Lo quiero rojo, pero no tan rojo"

No son pocos los que cada vez que ven una pantonera la alejan con el palo de una escoba como si fuera el arácnido más repungante del mundo. Otros, traumatizados, se aferran de las piernas balanceándose mientras murmuran "sólo un cambio más, sólo un cambio más". Cuando alguien se obsesiona con una tonalidad, en lugar de buscar en google una referencia, utilizan al profesional como si fuera una pantonera con patas.

"Lo veo raro, cámbialo" "¿Qué exactamente?" "Eso lo sabes tú que eres el profesional"

Todo ilustrador tiene un pack con un turbante y cartas del tarot, de regalo lectura de manos, carta astral y futuro. La bola de cristal ya va aparte que el software es caro. Bromas a parte, en muchas de las ocasiones se debe a que una ilustración sugiere algo que no debería sugerir (como un pliegue en el pantalón) que por una cosa o por otra, el ilustrador no ha percibido y necesita que se lo digan (para eso están las correcciones). Otras veces sucede que a un personaje o paisaje le falta algo importante o que simplemente no convence la personalidad que transmite la obra. Pero cuando alguien no quiere pecar de inculto, simplemente dice "es raro" y achaca su falta de conocimiento descriptivo al profesional.

"A eso tu le das con la varita mágica de Photoshop y lo haces en un momento ¿No?"

Para hacer un simple y puñetero círculo (sí, he dicho un taco) en Photoshop y que quede centrado en el lienzo hay que darle a más de siete botones (herramienta de creación de circulo, crear círculo + shift para que no se deforme, herramienta de mover, seleccionar el fondo, seleccionar el círculo, alinear centros horizontales y alinear centros verticales), que muchos de los que ponen en su currículum que saben usar Photoshop tardarían 15 minutos con la mecanografía del aguilucho o la aguiluchografía (viene a ser usar únicamente los dedos índices para teclear). Para averiguarlo (si es que realmente tienen interés en hacer las cosas bien) seguramente les llevaría semanas, por el caso contrario lo dejarían flotando como si se tratara de un efímero punto de la sutil existencia, rodeado por un mar blanco del lienzo de Photoshop sin gozar de rumbo en un esquema inexistente.

"Mi <inserte aquí familiar aleatorio> lo hace más barato y más rápido"

En cuyo momento no entiendes demasiado bien por qué se toman la molestia de pedirlo. Supongo que por puro y duro pitorreo.

"Es un presupuesto muy bajo, lo sé, pero al menos es trabajo"

Lo venden como si fuera un favor y estuvieran haciendo una obra de caridad, un terrible acto de sacrificio y humildad. Nada más lejos de la realidad se supone que el favor lo hace el profesional en cuestión, porque reducir el precio hora para poder atender a un presupuesto bajo significa muchas veces trabajar horas gratis.
"Deberías pagarme tú a mí por hacer lo que te gusta"

En esos momentos piensas como es que no cobras por aguantar tanta tontería junta.
"Tú haz el boceto que el resto lo hago yo"

Es como ir a un restaurante y decir: Tú pon la cocina y los materiales que ya me preparo yo la comida. Aunque la verdad el cocinero tendría que supervisar, dar vistos buenos y si el filete se quema es culpa suya.
"Ese personaje se parece a uno de Naruto"


O diversas comparaciones con diferentes personajes diseñados por otros autores. Quizá porque tiene los ojos azules, quizá porque tiene un mechón de pelo alineado con el peinado trasero del personaje más famoso del momento, pero no se parezcan en absolutamente nada más y probablemente pertenezcan a diferentes géneros.

"Sí, el concepto en sí está bien, pero el precio no es lo que esperaba" /
"El concepto está bien, pero no es lo que esperaba"

Es posible que estas dos frases (que vienen a ser prácticamente la misma) hayan sido escuchadas por muchos tras tirarse de una semana a un mes haciendo pruebas. Ya sea por el precio o porque no quedan del todo convencidos con la calidad, la cuestión es molestar al profesional de turno por el capricho de la semana y no pagarle un céntimo. A esta frase/excusa la llamo la "kinder sorpresa" porque a veces tiene premio: Piden las pruebas, las rechazan, y luego las utilizan igualmente aunque no tengan el permiso del ilustrador en cuestión.

Una vez le comenté a un amigo que sería gracioso recopilar experiencias de estas frases en un libro y publicarlo, para que al menos personas ajenas (y no tan ajenas) a este mundo se lo tomaran con humor, esto es lo más parecido que puedo publicar.

Me gustaría también añadir antes de concluir el artículo que es para tomárselo con humor y guasa, no está creado con ánimo de ofender a nadie. Así que si alguien pudiera sentirse ofendido le pido disculpas de antemano.

¡Hasta el próximo viernes!
Sabrina Cámara Ilustradora y diseñadora gráfica

5 comentarios:

  1. No pidas disculpas, porque son precisamente esta gentuza quienes no tienen ningún respeto por el trabajo ajeno. Se lo toman como si fuera una afición y no valoran un carajo.

    Encima tendría cojones que te disculpes tú xd


    Muy buena la entrada, muy divertida. Yo me he encontrado con casi todas esas situaciones, y son realmente molestas sobretodo viniendo de gente que no sabe lo que quiere.

    ResponderEliminar
  2. Como la vida misma T.T
    Esas frases son tan comunes que da tristeza :P

    ResponderEliminar
  3. Que grande este post! Verdad verdadera

    ResponderEliminar
  4. Me has hecho los 40 minutos que restan de noche de este día con dos frases: "Lo quiero para ayer", y "Sorpréndeme" (Gracias por ello).

    Y aunque yo no soy ilustrador, hago proyectos y "free lance" (la gente se toma muy literal eso de free), quizás agregaría la famosa "los números son fríos", lo cual significa que si su publicidad/proyectos/otro en base a tu trabajo vende, entonces te pagarán una suma ínfima pactada (sí, porque son ínfimos, fríos, e irrespetuosos los números que ofrecen por un trabajo "estudiado" e impregnado de pasión "que se coló de gratis"), y si en cambio tal trabajo resulta ser un "boom", siguen pagándote lo mismo (¡es que fue lo pactado!), y que agradezcas que te hayan trasladado algo de chamba y ejercer aquello que te gusta.

    También dijiste "A esta frase/excusa la llamo la "kinder sorpresa" porque a veces tiene premio: Piden las pruebas, las rechazan, y luego las utilizan igualmente aunque no tengan el permiso del ilustrador en cuestión." Nada más cierto que eso.

    Epa Marina, comiste gallo hoy.

    ResponderEliminar
  5. Muy buena reflexión y comentarios, aunque solo dibujo como hobby admiro muchísimo las obras de los demás. Es una pena que como bien queda reflejado no se de la importancia que se debe a vuestros trabajos.

    Y tienes mas razón que un santo, pese a ser apenas una novata más de una vez me han dicho algo semejante a "Tiene un aire a

    Mucho animo y muy buen blog, soy una fan de tus obras!!! ^^

    ResponderEliminar