sábado, 27 de julio de 2013

El ilustrador y su salud


Todos o casi todos los que tenemos un trabajo en el que pasamos más de seis horas sentados sabemos que a la larga pasa factura. Teniendo en cuenta que seguramente nuestro oficio sea a largo plazo (+5 años), cualquier "oficinista" debería tratar de llevar una serie de hábitos que mitigarán bastante la aparición de enfermedades derivadas del trabajo a largo plazo, tanto problemas psicológicos derivados del estrés como de la propia salud física. De todas formas este artículo será entre muchas personas un asentimiento de cabeza más que una referencia, porque conozco a muy poca gente que no esté familiarizada con estos dolores derivados del trabajo continuado.

Lo más importante es la espalda, que es la más afectada de pasar tantas horas sentado. Muchos pasamos el rato con una mano en el teclado (hotkeys) y otra en la tableta, lo que puede derivar en una ciática (lado izquierdo para diestros) y si en nervio ciático se debilita, puede fastidiar a base de bien las rodillas.



Es un dolor muy común a tener en cuenta. Si el nervio ciático se inflama es una condena porque dificulta muchísimo hacer cosas como dormir o estar cómodos mientras se trabaja, si creemos que podemos tener un principio de ciática lo mejor es tratarlo cuanto antes con un profesional o especialista, si se hace mal el dolor persistirá durante años.

Lo he vivido y sigo viviendo, en agosto hará un año desde que empezó a dolerme y tengo muy afectada la rodilla derecha por la que apenas puedo ir a correr e incluso hacer cosas tan básicas como bici estática. Obviamente no soy médico así que como es natural lo primero que recomiendo es no hacer auto diagnóstico y visitar al médico de cabecera para que detecte la fuente de dolor. No siempre tiene por qué ser ciática. Puede ser escoliosis, lumbalgia (lumbago), lordosis… O todas juntas. Hay muchísimos tipos de afecciones de espalda, pero casi todas se pueden arreglar o detener su crecimiento si se hacen ejercicios específicos (¡¡consultar con un especialista!!)




Lo primero que quiero decir es que esto es mi idea personal de vida saludable y no es la verdad absoluta, es únicamente un relato desde mi experiencia personal y mi modo de vida. Para mí es importante hacerlo así y me funciona, pero es mi método ¡Son recomendaciones, no obligaciones!

Ideas para mejorar la calidad de trabajo durante la jornada laboral


- Evitar el ruido en la medida de lo posible. Donde vivo ahora pegan petardazos por cualquier fiesta dignas de otras comunidades (¿Cómo es posible que celebren San Fermín?), un mercadillo cultural celebrado todos los sábados a las 7-8 de la mañana donde es una necesidad gritar para montar los puestos, un locutorio justo bajo casa en el que algunos de sus usuarios practican canto y guitarra flamenca, por la carretera pasan los llamados por un amigo "coches discoteca", vecinos excesivamente ruidosos (gritan desde que se levantan hasta que se acuestan y se acuestan muy tarde). Vamos, que vienes al pueblo con idea de "estaré tranquilo" y he estado más tranquila viviendo en capital. La experiencia me ha enseñado que a la hora de escoger un piso, además de ser luminoso y amplio (aunque sea pequeño debe dar sensación de amplitud), que sea un ático y que esté en la medida de lo posible bien aislado del ruido (ventanas de aluminio por ejemplo), si no es un ático aunque se cierren bien las ventanas los vecinos ruidosos pueden molestar.

- Aprovechar el tiempo de reposo. Evitar jugar a una consola o leer en la cama antes de dormir (nunca imaginé que diría a alguien que evitara leer). Si se va a la cama que sea con la idea de dormir, mi abuelo decía mucho que el hombre es un animal de costumbres y si se relaciona lugares con actividades, cuando vayamos a dormir tendremos problemas para conciliar el sueño. Lo ideal es "cada cosa a su debido momento y lugar".

- Desayunar, comer y cenar en el comedor o cocina. Sí, sé que a veces es imposible por una carga de trabajo elevada, yo traigo el desayuno muchas veces mientras miro noticias y contesto correos, pero casi siempre acabo por dejar el desayuno sin terminar o con los nervios agarrados al estómago. Hacer dos cosas a la vez puede producir nerviosismo y los nervios al estómago le sientan como un tiro. Como dije antes, cada cosa a su debido momento y lugar.

- Concentrarse en cada tarea y no llevar varias tareas a la vez. Ponerse a dibujar y luego a ojear el correo causa un estrés tremendo. Se pierde la concentración de una tarea para conseguir concentrarse en otra… En fin, caos, y el caos nunca le sienta bien a nadie. Poderse se puede, pero no es nada recomendable porque además se tarda más tiempo para hacer las cosas, al menos en mi caso, si alguien lo lleva bien le pondré un altarcito y me haré fan suyo, jeje.

- Muñequera ortopédica. Dan un calor terrible en verano, pero por lo que a mí respecta al menos evita que me duela la muñeca por forzarla demasiado, tengo las muñecas muy finas y se me lesionan casi constantemente si no tienen sujeción adicional, teniendo en cuenta que las necesito hábiles, es lo que mejor me funciona para poder pasar mucho tiempo dibujando.

- Apartar el ocio del trabajo. Creo que es obvio. Cuando se es autónomo o freelance la disciplina de obligarse a trabajar es mil veces más difícil que ir a una oficina. He trabajado en oficina y autónoma, cuando vas a trabajar vas con la idea de que vas a trabajar, si estás en tu casa esa mentalidad no se cambia automáticamente y hay que forzarla. Si a eso le añades a Steam instalado en el ordenador, o una videoconsola conectada al PC, tentará muchísimo más que si lo tenemos apartado de nuestro entorno de trabajo. A mí me ha servido.

- Una almohadilla para sujetar la espalda y un reposapiés. El reposapiés es estupendo, porque obliga a la espalda a mantener una postura correcta, al principio molesta mucho usarlo y es incómodo. Además que unos pies sanos son calidad de vida y la circulación lo agradece mucho. Como siempre lo mejor es consultar a un médico, pero es muy recomendable, casi todos los fisioterapeutas lo recomiendan.

- Hacer estiramientos cada hora o levantarse para dar un paseo aunque se esté concentrado y la musa de la inspiración se haya reencarnado en nuestras manos. Es imprescindible hacerlo cada hora, yo tengo un "timer" (un reloj que me avisa cada hora) para levantarme del sitio y hacer unos cuantos estiramientos. Me alivian bastante, pero como siempre es mejor consultarlo con un médico para evitar sustos: Hay ejercicios que pueden acentuar más el dolor que aliviarlo.

- Tener horarios estables. Si se come a horas diferentes o uno se levanta a una hora diferente cada día se desbarajusta el reloj interno, el cual ayuda bastante a concentrarnos automáticamente. Dicen que se tardan 20-21 días en conseguir un hábito (y lo poco que se tarda en perderlos…). Al trabajar tanto bajo presión el estómago se ve realmente afectado y puede derivar en una úlcera, el sueño lo mismo y para qué hablar de la concentración.

- Evitar tomar alcohol, café y/o fumar. — Gracias capitán Obvio. — De nada. Al pasar mucho tiempo sentados cualquiera de estas sustancias agrava los problemas derivados de ellas. Nunca he fumado mas que pasivamente por lo que no sé en qué medida puede afectar al rendimiento, pero ya solamente por tener un entorno que huela a tabaco puede empeorar bastante el feng shui del entorno. El alcohol en pequeña medida sí sienta bien, pero beberlo durante la jornada laboral resta muchísima capacidad. El café es fatal, pese a que sea una bebida muy habitual. Mi experiencia con el café ha sido muy negativa, es mejor dormir si se tiene sueño, porque si no el sueño se acumula y al día siguiente no se descansa. Es un círculo vicioso:  — Tomo café porque estoy agotado, estoy agotado porque bebo café. 


- Sentirse a gusto en el entorno laboral. Limpiar el escritorio, ordenar las montañas de papeles y sentir que todo está en orden es una forma de quitarse ese estrés subconsciente de la sensación de desorden, el típico "debería arreglar todo esto" aunque no esté en nuestros pensamientos constantemente, sí que está en nuestra lista de tareas a hacer. Nunca he trabajado mejor que con un escritorio amplio, limpio y ordenado. Lo mejor es tener organizadores y acostumbrarse a dejar las cosas de cada trabajo en ellos. Tengo una pequeña bandejita de mimbre donde dejo la goma, la pulsera, pañuelos, tarjetas… Que es mi pequeño entorno "desastre", pero es un entorno desastre controlado. Colgar cuadros, tener un corcho donde colgar las cositas, no tener un mar de pelusas viviendo bajo los muebles... 

- Dedicar al menos cuatro horas de ejercicio a la semana. Ya sea aerobic, yoga, pilates, salir a correr, bici estática… Es igual. Lo importante es que pasar más de ocho horas sentado es terrible y hay que  fortalecer los músculos para que estén preparados. También es importante hacer una tabla de ejercicios, no hay que empezar como un bruto porque luego las agujetas pasan factura. Empecé haciendo 15 minutos de bici una semana todos los días, luego 30 minutos la siguiente, y al final acabé haciendo una hora cuatro veces por semana. Sin prisa, pero sin pausa.

- Aprender a desconectar. Esta es la más importante creo yo. Tras trabajar durante seis meses a pleno rendimiento, tres de ellos sin aprovechar el fin de semana para descansar, sin hacer ejercicio, levantándome de la mesa sólo para hacer la comida, ducharme y dormir 4 horas, me dije a mi misma que si seguía así tenía un pie puesto en la tumba. Efectivamente, al día siguiente me entró fiebre por agotamiento, llegó un momento en el que al ducharme tuve que salir de la ducha sin aclararme si quiera, y menos mal que lo hice porque me desmayé casi al instante. Tuve suerte que no estaba sola en casa y me pusieron un caramelo bajo la lengua. Los días anteriores, al salir a comprar me tuvieron que dar un vaso de agua cargado de azúcar y bicarbonato, casi no llego al supermercado y por suerte estaba cerca la casa de un familiar, sentí como la cabeza me daba vueltas y que no podía controlar bien mis movimientos. Cuando me di cuenta apenas tenía pulso. 

Mi gran problema es que para bien o desgracia me tomo el trabajo muy en serio, pienso: Si un coreano o un chino pueden, yo puedo. Ya me rompí una vez la muñeca cuando me emperré en que quería aprender a dibujar y hasta que no tuviera buen nivel no pararía. No hay que hacer eso (sí, haz lo que digo, no lo que hago), y si no os convence lo que os digo mirad esto, cuando lo leí me di cuenta de que mi frase "si un coreano o un chino pueden,  yo puedo" pensé seguidamente: "Puedo morir por agotamiento" y empecé a tomarme la vida con más calma. Si tardo o no puedo cumplir un plazo prefiero asumirlo y pedir disculpas. Ningún trabajo merece cobrarse una vida humana.

- Leer, ver películas y jugar a videojuegos. Sí, recomiendo todo esto porque al ser un trabajo creativo nos retroalimentamos de ideas provenientes de medios culturales, además que son una fuente muy rica de inspiración y ayuda a la relajación, a liberar tensiones, a que nuestra mente esté activa preocupándose de cosas interesantes y no auto-destructivas. Mens sana in corpore sano.

- Utilizar la ducha como método de desconexión y relajación. Es el mejor lugar donde perdernos en nuestros pensamientos y mimarnos un poco. El agua alivia tanto el dolor mental como el físico.

- Querernos, dejar que nos quieran y aprender a aceptar ayuda de los demás. Pensar que "yo puedo hacerlo solo" es auto-destructivo. En la película "Los padres de él", la actriz Barbara Streisand dice :
"Tiene la piel emocional de un rinoceronte
En ese momento recordé mis "yo puedo hacerlo sola", "ya descansaré cuando esté muerta" o "mejor mal que depender de otra persona y que te traicione". Siempre he sido muy retraída a la hora de confiar plenamente en una persona (porque mis experiencias al confiar plenamente en otras personas no han salido bien), me ha gustado ser independiente y ser capaz de conservar esa independencia por lo que cuando alguien me ofrecía algo lo rechazaba siempre, aunque lo necesitara. Ese orgullo está bien siempre y cuando no perjudique a nuestro entorno o a nosotros mismos. Cerrarse a otras personas a la larga puede acarrear numerosos problemas mentales y la incapacidad de comunicarse o confiar en otras personas, y es importante parar antes de que sea demasiado tarde. El ser humano es un animal social que necesita relacionarse como cualquier otra necesidad fisiológica, en mayor o menor medida. 



Cosas que han calmado el dolor


- Acupuntura. Mano de santo. Cuando ni los analgésicos, ni los calmantes surtían efecto. Desde pequeña he tenido fobia a las agujas así que la acupuntura no era para mí una opción. Cambié de parecer cuando me alivió la ciática de un día para otro. Hay que tener en cuenta que la acupuntura viene de maravilla para temas musculares y nerviosos, en caso de ser afecciones a los órganos no es la mejor solución.

- No estar expuesto a la humedad. Mi pueblo está construido sobre una ciénaga y muchas veces hago la broma de "¡Fuera de mi ciénaga!", pero chascarrillos a parte, he estado planteándome seriamente marcharme a un lugar más seco porque mis huesos se resienten muchísimo de este clima tan húmedo. En invierno el frío se cuela en los huesos y los cala, en verano el calor se pega a la piel y es muy desagradable. Parece que trepa en plan nurglete y te dice "dame un besiiiito".

- Evitar los relajantes musculares a no ser que sea estrictamente necesario. Lo suyo es que si lo recetan se pida una alternativa o ejercicios (podéis decirle a vuestro médico que queréis una alternativa natural o una tabla de ejercicios), si no dan alternativa se puede pedir una segunda opinión a otro médico (en la seguridad social y cualquier clínica privada es un derecho) y, en el caso que ambos den el mismo diagnóstico, si no queda otro remedio tomarlos. Estuve tomándolos junto a un potente analgésico, pero sinceramente fue peor el remedio que la enfermedad, tuve los músculos debilitados y al trabajar cargué el peso de manera equivocada mientras estaba sentada lo cual empeoró mucho la situación. Por otra parte este potente analgésico del que hablo me dio alucinaciones y con la frase "esto es puro veneno" tiré la caja a la basura.

- Practicar yoga. Siempre con un profesor que sepa hacerlo, no queramos hacer chapuzas inventando ejercicios, en serio, a la larga uno puede lesionarse crónicamente. Hay ejercicios específicos de yoga para mejorar dolores y reforzar zonas.

Antes de cerrar el artículo me gustaría daros las gracias. El blog apenas tiene un mes de edad y he tenido un feedback increíble que anima muchísimo a continuar escribiendo, por eso os quiero dar un millón de gracias.

Por otra parte también quiero aprovechar para mandar, a todos los afectados del accidente ferroviario de Santiago que estén pasando por una situación difícil, un enorme abrazo y todo mi apoyo, me siento en parte muy orgullosa de aquellos que se han volcado tanto en tratar de paliar la tragedia, tanto los bomberos, como médicos, como donantes.

Y eso es todo por hoy, hasta el próximo viernes.
Sabrina Cámara Ilustradora y diseñadora gráfica

viernes, 19 de julio de 2013

Las 13 peores frases que decirle a un ilustrador


El mundo de las artes gráficas y visuales todo es hermoso. Sus trabajos recorren el mundo entero decorando aquello que se pueda impregnar su hermosa sustancia, desde camisetas para la vida cotidiana hasta las bóvedas tiznadas de toques modernistas mezclados con el clasicismo de un fresco, pasando por las pinturas basadas en plástico hasta el más grunge de los graffitis. La belleza no tiene lugar físico donde no se pueda esculpir, como un fragmento sutil en la efímera existencia de un ser humano que pueda dejar un parte de su genialidad en vida.

Aunque nuestro trabajo es el de embellecer (incluso en lo más tétrico), el diseñador trágico (lo digo por lo que tienen que soportar) y los ilustradores tienen que pasar por cientos de situaciones soporíferas que pueden hacer del animal más paciente una bestia iracunda. Quién no habrá experimentado esa agresividad pasiva hacia un cartel de Photoshop que reza "El archivo se cerró inesperadamente" tal que dan ganas de estrangular la pantalla con el cable del ratón hasta que deje de parpadear, o el tic que salta cuando un cliente pide catorce modificaciones de una ilustración para finalmente quedarse con la principal.

Sí, esas frases. Esas perlas, esas revelaciones divinas, esa ambrosía que nace de las bocas de muchos ilustrados que a casi cualquier profesional de las artes gráficas saca de quicio. He aquí un compendio de frases famosas de estos susodichos interfectos creyentes de conocer las relatividades que esconden la confección de cualquier obra y en cualquier soporte, que hacen mesarse los cabellos y rasgarse las vestiduras a cualquier profesional.

Si has escuchado estas trece frases y no has enloquecido, enhorabuena, tienes una parcela esperándote en el cielo.

"Lo quiero para ayer"

Empiezo por un clásico ¡Todavía espero las llaves del DeLorean para viajar al pasado y terminar la entrega a tiempo! Sobre todo cuando tienes doce encargos pendientes y todavía no has recibido el adelanto.

"Yo también quiero que me paguen por hacer dibujitos"

Es realmente molesto cuando lo dice el típico faceworker que tiene un contrato de 20/25 horas semanales, que para más inri se comportan como Hobbits y desayunan dos veces. Son una especie de seres infectos que se pasan más tiempo compartiendo en horario laboral horribles presentaciones de diapositivas y comentando en facebook lo mucho que trabajan que trabajando. Aunque de los creadores de esta frase está la derivada de "Qué suerte tienes de trabajar en lo que te gusta" o la gran famosa "No te quejes que al menos tienes trabajo". Si a esta frase la añadimos la coincidencia de haber pasado una semana de trabajo de 15 horas diarias (y sin fines de semana) para terminar una entrega, es posible que la calma se nos venga a bajo y den ganas de acordarse de todos sus ancestros o de sus progenitores, sobre todo acompañado del "Al menos trabajas en lo que te gusta, no deberías quejarte".

"Pero si eso lo hago yo en diez minutos"

Casi cualquier persona que pueda sujetar un lápiz es capaz de hacer un garabato en papel, eso es cierto, y en diez minutos casi cualquier ilustrador puede plasmar algo impresionante. Pero para alcanzar ese algo impresionante hace falta estar inspirado, que no sea ninguna cosa concreta o particular, que sea algo en lo que el ilustrador en cuestión tiene experiencia y haberlo dibujado chorrocientas veces, ser o un genio brillante o una persona que se ha pasado mucho tiempo practicando para alcanzar esa genialidad. En cuyo caso efectivamente se puede hacer un bocetillo en 10 minutos a lápiz. En el caso contrario la etapa de documentación y proceso de concept art puede llevar de una (en el mejor de los casos) a cuatro horas dependiendo del encargo.

"Sorpréndeme"

Haz algo impactante. Quiero un proyecto que haga BOOM en un simple golpe de vista, quiero que sea tan impresionante que diga WOW, GUAU, IMPRESIONANTE. Y diversas onomatopeyas y jeroglíficos indescifrables. Pobre del profesional que pregunte por algo más concreto porque se supone que es su trabajo adivinarlo.



"Lo quiero rojo, pero no tan rojo"

No son pocos los que cada vez que ven una pantonera la alejan con el palo de una escoba como si fuera el arácnido más repungante del mundo. Otros, traumatizados, se aferran de las piernas balanceándose mientras murmuran "sólo un cambio más, sólo un cambio más". Cuando alguien se obsesiona con una tonalidad, en lugar de buscar en google una referencia, utilizan al profesional como si fuera una pantonera con patas.

"Lo veo raro, cámbialo" "¿Qué exactamente?" "Eso lo sabes tú que eres el profesional"

Todo ilustrador tiene un pack con un turbante y cartas del tarot, de regalo lectura de manos, carta astral y futuro. La bola de cristal ya va aparte que el software es caro. Bromas a parte, en muchas de las ocasiones se debe a que una ilustración sugiere algo que no debería sugerir (como un pliegue en el pantalón) que por una cosa o por otra, el ilustrador no ha percibido y necesita que se lo digan (para eso están las correcciones). Otras veces sucede que a un personaje o paisaje le falta algo importante o que simplemente no convence la personalidad que transmite la obra. Pero cuando alguien no quiere pecar de inculto, simplemente dice "es raro" y achaca su falta de conocimiento descriptivo al profesional.

"A eso tu le das con la varita mágica de Photoshop y lo haces en un momento ¿No?"

Para hacer un simple y puñetero círculo (sí, he dicho un taco) en Photoshop y que quede centrado en el lienzo hay que darle a más de siete botones (herramienta de creación de circulo, crear círculo + shift para que no se deforme, herramienta de mover, seleccionar el fondo, seleccionar el círculo, alinear centros horizontales y alinear centros verticales), que muchos de los que ponen en su currículum que saben usar Photoshop tardarían 15 minutos con la mecanografía del aguilucho o la aguiluchografía (viene a ser usar únicamente los dedos índices para teclear). Para averiguarlo (si es que realmente tienen interés en hacer las cosas bien) seguramente les llevaría semanas, por el caso contrario lo dejarían flotando como si se tratara de un efímero punto de la sutil existencia, rodeado por un mar blanco del lienzo de Photoshop sin gozar de rumbo en un esquema inexistente.

"Mi <inserte aquí familiar aleatorio> lo hace más barato y más rápido"

En cuyo momento no entiendes demasiado bien por qué se toman la molestia de pedirlo. Supongo que por puro y duro pitorreo.

"Es un presupuesto muy bajo, lo sé, pero al menos es trabajo"

Lo venden como si fuera un favor y estuvieran haciendo una obra de caridad, un terrible acto de sacrificio y humildad. Nada más lejos de la realidad se supone que el favor lo hace el profesional en cuestión, porque reducir el precio hora para poder atender a un presupuesto bajo significa muchas veces trabajar horas gratis.
"Deberías pagarme tú a mí por hacer lo que te gusta"

En esos momentos piensas como es que no cobras por aguantar tanta tontería junta.
"Tú haz el boceto que el resto lo hago yo"

Es como ir a un restaurante y decir: Tú pon la cocina y los materiales que ya me preparo yo la comida. Aunque la verdad el cocinero tendría que supervisar, dar vistos buenos y si el filete se quema es culpa suya.
"Ese personaje se parece a uno de Naruto"


O diversas comparaciones con diferentes personajes diseñados por otros autores. Quizá porque tiene los ojos azules, quizá porque tiene un mechón de pelo alineado con el peinado trasero del personaje más famoso del momento, pero no se parezcan en absolutamente nada más y probablemente pertenezcan a diferentes géneros.

"Sí, el concepto en sí está bien, pero el precio no es lo que esperaba" /
"El concepto está bien, pero no es lo que esperaba"

Es posible que estas dos frases (que vienen a ser prácticamente la misma) hayan sido escuchadas por muchos tras tirarse de una semana a un mes haciendo pruebas. Ya sea por el precio o porque no quedan del todo convencidos con la calidad, la cuestión es molestar al profesional de turno por el capricho de la semana y no pagarle un céntimo. A esta frase/excusa la llamo la "kinder sorpresa" porque a veces tiene premio: Piden las pruebas, las rechazan, y luego las utilizan igualmente aunque no tengan el permiso del ilustrador en cuestión.

Una vez le comenté a un amigo que sería gracioso recopilar experiencias de estas frases en un libro y publicarlo, para que al menos personas ajenas (y no tan ajenas) a este mundo se lo tomaran con humor, esto es lo más parecido que puedo publicar.

Me gustaría también añadir antes de concluir el artículo que es para tomárselo con humor y guasa, no está creado con ánimo de ofender a nadie. Así que si alguien pudiera sentirse ofendido le pido disculpas de antemano.

¡Hasta el próximo viernes!
Sabrina Cámara Ilustradora y diseñadora gráfica

viernes, 12 de julio de 2013

La importancia del documento de análisis


Dado que ya he puesto algunas entradas referidas a lo personal y no lo profesional, quería hablar sobre un tema que se deja muy de lado cuando empiezas y que son errores que luego pasan factura. Una vez se empieza un proyecto puede parecer que todo va a ir como la seda y que sólo se va a dedicar tiempo al trabajo pero pensar esto puede llegar a convertirse en un nefasto error, muchas veces el 50% del tiempo se gasta tanto en atender correos, llamadas telefónicas, gestiones administrativas y un millón de etcéteras que si eres novato a veces dan ganas de tirar la toalla, sobre todo cuando alguien te amenaza con recurrir a la justicia cuando no estás dispuesto a pasar por el aro.


De todas formas digo yo que no hay que dejarse amenazar con estas cosas, asusta cuando amenazan, sí y mucho, sobre todo porque piensa la cabecita "Ay que mal profesional que soy, pero cómo ha podido suceder esto"... El famosísimo, "por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa". Que se acaba pasando por el aro y luego hablas con algún amigo/a profesional, te dicen que te han tomado vilmente el pelo y que como se te ocurre. Pero ni mucho más lejos de la realidad, las amenazas siempre provienen de personas con las que no interesa ni relacionarse ni trabajar y no hay que consentirlas, porque suelen ser de personas que buscan ahorrarse unos cuartos a través de la sugestión y sumisión de un trabajador honrado que quiere hacer las cosas bien. Así que no hay que asustarse ya que la justicia siempre va a estar de nuestra parte si hacemos las cosas bien.

El documento de análisis, análisis o también conocido como documento de propuesta, confundido muchas veces con un briefing, proforma o presupuesto.

El briefing es algo exclusivo de diseño dedicado a publicidad o de publicidad a secas, porque suelen ser documentos muy extensos de un estudio realizado para una necesidad publicitaria, como el público al que va dirigido, la explotación del producto o del mercado al que van dirigidos y un etcétera bastante extenso. No hay que confundirlo con el documento de análisis o propuesta, que pese a que puede tener la misma complejidad es algo diferente. Me he encontrado con muchos casos que me piden una proforma o presupuesto directamente, personas que posiblemente no saben los detalles que están comprando, aunque no tiene mucho que ver puesto que una parte del documento de análisis (que se puede separar del mismo) es la valoración económica aproximada.

En mi caso observé que tanto en informática, para antes de desarrollar un proyecto, en marketing y en otros sectores se hace un análisis de la necesidad del cliente, se elaboran los apartados de aquello que incluirá, aquello que no incluirá y se especifican cosas que deberían ser de cajón para gente experta pero no para aquellos que son novicios o inexpertos. Por eso decidí adoptar esta práctica. Normalmente cuando vas a un taller te dicen "sí, serán unos x€ porque hay que cambiarle las ruedas", que serían los llamados presupuestos a tanto alzado o como se les llama de toda la vida, presupuestos de memorieta. Esto último no es recomendable para alguien que se dedica a ilustración o diseño, puesto que no es para nada lo mismo hacer un concept art, una ilustración para un particular, una ilustración que va a tener una tirada de 10.000 impresiones, aunque teóricamente vayan a ser las mismas horas de trabajo. 

Después de varios "yo pensaba" o "no acordamos eso" o "es que no esperaba que fuera tanto", decidí crear mi propio documento de análisis al orden de mis necesidades y tengo una plantilla que me sirve para múltiples cosas, así que lo que voy a comentar es mi mera experiencia personal y no la forma de hacerlo correctamente, como dice Robert McKee en "El guión", no hay una manera única de hacer las cosas.



Qué es un documento de análisis


Pese a que he consultado con diseñadores y otros ilustradores, ninguno con los que he hablado hacen esta práctica y considero necesario ponerlo en conocimiento de muchos. Puede decirse que soy una maniática del orden, pero como amante de lo ordenado me gusta saber todo lo que debería saber antes de empezar un proyecto y organizarme las tareas.

Un documento de análisis o de propuesta viene a ser lo que su nombre indica: Un análisis. En otros entornos los suelen preparar los jefes de proyecto, comerciales o analistas, pero en mi humilde caso (y seguro que el de muchos otros) carezco de agente... y secretaria... y muchas cosas que me vendrían genial para trabajar únicamente en lo que me concierne, pero al lío.

Suelen ser documentos que localizan una necesidad y la solucionan. Obviamente para resolver cualquier problema hacen falta recursos y esos recursos también deben ser especificados, los recursos pueden ser en horas profesionales invertidas, licencias, herramientas y requerimientos que se deben solicitar al propio cliente. 

Para qué sirve un documento de análisis


Su mayor objetivo es el acuerdo entre ambas partes en el desarrollo de un proyecto, lo que se incluye y también lo que no se incluye. Hay que recordar que si no se especifica que no se trabaja en fin de semana, por irrisorio que parezca, significa que estás dispuesto a trabajar en fines de semana.

Pero también sirve para no pillarse las manos. Muchas veces pueden suceder situaciones no beneficiosas y hacer que un proyecto se convierta en una colaboración, lo cual genera mucha frustración y puede suceder esto, como relataba en otro artículo.

Por qué hacer un documento de análisis


Ya no sólo porque das una imagen profesional, sino porque demuestra el interés de un proyecto. Un documento de análisis no lo valora todo el mundo, muchos lo ven como un derecho fundamental y lo tratarán como si fuera una factura, no se leerán nada e irán directamente a la valoración económica para pedirte una rebaja, pero llegará alguien que lo valore realmente y que sepa que pese a que eres joven, tienes valía y potencial. 

Aunque ciertamente, además de la imagen que se pueda dar y el interés mostrado en un proyecto... Cuando se juegan con meses de trabajo es mejor tener un contrato, porque cuando se habla todo está muy claro pero los recuerdos se tergiversan, hay cosas como "yo recuerdo perfectamente que sucedió esto" y no sucedió, o incluso el propio profesional se puede olvidar de incluir una parte. Siempre pueden surgir cosas nuevas no contempladas y verse con más trabajo del que se esperaba, lo mejor es tener un papel que demuestre de lo que se habló y acordó.

Características que puede necesitar un documento de análisis


  • - Título, subtítulo (servicio que se va a prestar), nombre del cliente o empresa al que va dirigido el documento, profesional o profesionales encargados del proyecto, validez del documento (aconsejable 20 días), y situación (lugar donde ha sido creado).
  • - Indice de contenidos.
  • - Necesidades detectadas. Cuando se hace una reunión con la persona que ha encargado el proyecto se detectan una serie de necesidades a resolver que deberían aparecer en el documento.
  • - Objetivo. En esta página o páginas reúno todo el contenido de lo que se va a recibir, lo desgloso por cada una de las tareas que va a suponer y las necesidades que va a cubrir (tamaños, formato del archivo entregado, técnicas...). También en el caso de ilustraciones pongo ejemplos del acabado aproximado que puede tener.
  • - Propuesta, arquitectura del proyecto. La propuesta vienen a ser las soluciones que se han detectado y cómo se van a desarrollar, en mi caso suelo poner cada acción que se va a llevar a cabo (bocetación -> validación -> lineas -> validación -> color final -> validación -> final del proyecto) y lo sitúo por etapas para tener más claras las milestones o entregas.
  • - Requerimientos. Cuando se precisa que el cliente ponga un servidor, pase una plantilla con X información, por ejemplo, una base de datos concreta, o dar de alta una pasarela de pago (muy típico en e-commerces), suelo especificarlo en este punto. También el software que utilizo. Antiguamente no lo tenía y me pasó factura, hay que tener en cuenta que el coste de una ilustración no son sólo las horas invertidas sino también el coste de los materiales, y los materiales también cuentan como software, servidores, bases de datos, e incluso el desgaste del material físico (sillas de oficina, ordenador y tableta cuentan aunque no hay que incluirlos, eso se suele incluir en el precio hora).
  • - Entrega, asesoramiento y formato: Este es un apartado de cosecha propia que creí conveniente abarcar. Cuándo se va a entregar, qué se va a entregar, cómo se va a entregar, el formato en el que se va a entregar y el horario de asesoramiento. No sería la primera vez que me asaltara una llamada a la una de la madrugada y me viera obligada a contestar porque no había especificado lo contrario. También especifico el límite de tirada, si se entregan los originales o no, las lenguas, el territorio de distribución, la vigencia del contrato, pluses por urgencia... En fin, cosas que sería muy conveniente que cualquier ilustrador / diseñador gráfico consultara en el libro blanco de Fadip para informarse un poco.
  • - Valoración económica. Aquí es donde desgloso todo el tema económico, no es conveniente desglosarlo en horas porque luego hay personas que juegan con eso de que eres joven y se forman ellos su propio documento de valoración económica. No será la primera vez que me hacen un presupuesto a tanto alzado basado en un documento anterior que "sí, está muy bien, pero es que querías un A4 y esto está valorado para un A5".
  • - No incluido en el proyecto. Porque pese a que se especifique qué va a haber, también puede suceder que se exijan más cosas o se pueda interpretar más cosas (como impresiones, cesión de los originales, pruebas de color...).
  • - Licencias: Las licencias que se van a requerir para trabajar. Por ejemplo si se trabaja con Adobe Photoshop, se debe abonar el precio de la licencia.
  • - Importante aclarar que no es un contrato ni establece un vinculo legal contigo y que es sólo es un documento informativo, dado que una vez entregado pueden surgir muchísimas modificaciones que disparen el presupuesto o las propias condiciones. El contrato ya se hará cuando todo esté conforme por ambas partes.

Una vez realizado el documento de análisis se pueden realizar correcciones sobre este y hacer un contrato o firmar ese mismo documento como acuerdo entre ambas partes, todo esto puede ahorrar muchos problemas de ambas partes, puesto que muchas veces hay personas que desconocen qué tienen que pedir y qué no tienen que pedir. No sé los demás, pero en mi caso ya no sé cuantas veces habré repetido que una ilustración no es un vector y similares.

Todo esto conste que no es por la desconfianza, cuando empiezas a trabajar con alguien nuevo siempre puede surgir alguna que otra desconfianza porque se desconoce el método de trabajo de ambas partes, es normal que haya personas desconfiadas así que lo mejor es no ponerse nervioso y ayudarles a entender que esa desconfianza no es necesaria. Este artículo es tanto para proteger a ilustradores novatos como para informar sobre temas como la ilustración e informática que son muy desconocidos y requiere de un mínimo de información.
Sabrina Cámara Ilustradora y diseñadora gráfica

martes, 2 de julio de 2013

[Reseña] Mala estrella




Mala estrella: First Station & Second Station
(Fuente)

Resumen (Sin spoilers)
La historia de Mala estrella se situa en un mundo post-apocalíptico en el que la humanidad está casi al borde de la extinción, apenas 500.000 humanos supervivientes forman parte del nuevo mundo. Henar Torinos lo presenta en un mapa como "New World Order" con poco más que cinco ciudades, donde lo que queda de la humanidad se reduce a un continente. El nuevo orden mundial está en las manos de un órgano militar llamado Balance Corps. 

Con el lema "Dios ha muerto... y nosotros le hemos matado", el manga empieza con la presentación de la vida cotidiana de Axel, el protagonista, concretamente el día de su inciación en Balance Corp. Los giros del destino llevarán a Axel a conocer a Mala Estrella, un personaje errante, oscuro y misterioso, donde conseguirá, por su personalidad, involucrarse en algo mucho más grande de lo que podría haber imaginado.

No me explayo más porque haría spoilers.

Comentario crítico
El manga en sí empieza con una temática que llama la atención: Una humanidad al borde de la extinción, un retroceso tecnológico, un cuerpo militar, la espera del mesías que nunca llega, dan mucho jugo a la historia.

Un aspecto muy importante que me he fijado y que me ha llamado la atención es que en el primer acto se pueden ver a todos los personajes principales por cada tomo. Es un error muy común que he visto en otros mangas / comics de historia cerrada, en los que los personajes principales se encuentran desperdigados por segundos y terceros actos, algunos aparecen al final y, bien cogido puede quedar bien, pero no suele ser el caso.

Las viñetas son muy claras y se leen perfectamente, si ha habido algún fallo no me he fijado la verdad, me resultó una lectura entretenida y no tardé demasiado en hacerme con la segunda parte. Ambas las leí bastante rápido. Por otra parte el manga no se hace pesado, hay momentos en los que la acción se acelera y hay momentos para que de tiempo a asimilar los acontecimientos, es algo que se agradece.

Los personajes tienen una personalidad clara y racional, pese a que sea un género claramente juvenil, no he visto ningún fallo en las respectivas personalidades sino que han ido evolucionando con la historia. En lo personal Jada ha sido mi favorito, su personalidad caprichosa y ruin de niño consentido contrasta con la personalidad atormentada y cortante de Mala Estrella (y esta a su vez con la de Axel), haciendo una preciosa analogía al Ying Yang. Realmente podría decirse, que por vez primera en un manga no he visto tan marcado quién es el bueno ni quien es el malo, sino que se ha mostrado que todo y todos tienen una razón de existencia y que sus respectivos actos están justificados por motivos de peso fuerte, algo que por el contrario sí se ve mucho en los antiguos villanos Disney que eran malos porque sí.

Sí que es cierto que he echado en falta puntos de giro más impactantes, pistas ocultas reveladas al final, que habrían bordado el manga, pero aun así veo a Henar Torinos con muchísimo potencial, y que para ser su primer manga, tiene todas las papeletas para llegar muy lejos.

Recomendación personal

Es uno de los pocos mangas que he comprado dado que son más fan del género cómic americano. Habitualmente me suelen prestar algunos y los ojeo, pero ninguno me suele llamar la atención lo suficiente como para comprarlo y querer tenerlo en mi estantería. ¿Qué me motivo a comprarlo? Henar Torinos, en el 3º Salón del Manga de Alicante, dio una charla sobre el proceso de creación y edición de Mangas. Fue realista, dio consejos, contestó las preguntas y obviamente iba muy preparada para la situación, tenía preparada una presentación de diapositivas. Sólo por ver el mimo que puso en esa presentación ya imaginé que también sería detallista en su manga así que en cuanto pude me escapé al stand de Ediciones Babylon para hacerme con el primer tomo. Por lo que he visto es costumbre en autores manga y comic dedicar el tomo con una ilustración, pero la verdad es que me sorprendió bastante esto. Así que me llevé a casa mi manga dedicado con una ilustración chachi. Por si os interesa también, Ediciones Babylon de vez en cuando hace promociones de este estilo para compras formato físico o si se asiste a algún evento.

En fin, si aún no os he convencido, no sólo porque la autora sea española, sean muchas páginas, la ilustración y la calidad de impresión sean buenas, sino porque os van a hacer pasar muy buen rato. Ya sea en versión digital o en versión física, merece la pena.

Puntos positivos:
Las ilustraciones son de mucha y buena calidad.
La impresión es preciosa.
El argumento está muy bien organizado, documentado y el guión está bien estructurado.
Ilustraciones en las dedicatorias: Valen más que el manga en sí.
Se lee sólo, es muy fluído, no decae el interés y se lee muy rápido.
El final impacta.
Reflexiones muy motivadoras.
Final cerrado, el bolsillo lo agradece y la curiosidad también.





Datos técnicos
Editorial: Ediciones Babylon
Autor: Henar Torinos
Género: Aventuras +16 años
Publicación: Papel, Digital
Tomos: 2
Páginas: 192

ISBN (First Station): 978-84-938088-8-4
ISBN (Second Station): 978-84-939847-7-9
Sabrina Cámara Ilustradora y diseñadora gráfica

Por qué no trabajar sin contrato o pago por adelantado


Como autónoma me he enfrentado a experiencias muy duras como el impago de meses de trabajo, y cuanta más calidad y compromiso ofreces, más duele el golpe. Este es un caso personal con el que especialmente aprendí mucho.

Esto que digo no es nada del otro mundo, seguramente mucha gente se haya cansado de escucharlo, pero es que es tan cierto como la vida misma: No hay que trabajar sin contrato o pago por adelantado. Por si acaso se le ocurre a alguien pensar el "no, eso a mi no me pasará", "trabajo con alguien muy simpático", "nos hemos hecho muy amigos", cabe decir que yo he pensado lo mismo en numerosas ocasiones y hasta día fecha de hoy ninguna ha salido bien cuando hay dinero de por medio.

Esta experiencia concreta sucedió con un proyecto de videojuego para Steam, PSP Vita que supuestamente era para numerosos formatos y se iba a hacer mediante Crowdfunding (Kickstarter) realizado con técnica de pixel art. Me lo vendieron todo muy bonito:

Es un juego que vamos a sacar para crowdfunding, va a ser pagado, poco, pero pagado... Serán aproximadamente 6 meses de trabajo... No me importan las horas que le eches, sólo quiero que lo hagas bien ¡Era perfecto! Jamás me habían dado tantas facilidades para trabajar pero aun así me lo tomé muy en serio. Intenté hacerlo lo más rápido posible para que el programador pudiera trabajar ya con los gráficos finales, además que porque aunque se diga que no hay prisa, sí, siempre hay prisa.

Pero obviamente no puede ser tan bonito todo como lo pintan. Termino la primera animación y me pagan 200$ como "loyalty payment", pienso que era el pago por animación. Lo veo correcto, pese a que las animaciones eran muy complejas y tardaba una semana, semana y media en finalizar 32 frames estáticos 8-10 complejos (220x90px) más las modificaciones pertinentes (lo peor fueron los tatuajes), acepto y le digo que me parece muy bien, él se pone contento, todos contentos. Era la mitad de lo deseado, el doble de lo esperado. Así que continué trabajando al mismo ritmo el resto del mes.

Gracias a esto aprendí lo siguiente: Hay que hacer siempre documentos de análisis y valoración económica, lo que vendría a ser calcular la tara de trabajo, los pagos y lo que se va a recibir. Aunque en muchos casos se rechacen las valoraciones o se regateen, es mil veces mejor que aceptar un proyecto y que termine por no pagarse o que no se sepa el alcance del mismo: El que paga los errores siempre es el emprendedor o pequeña empresa.

En Enero estuve trabajando el orden de 13 horas diarias de media, sin fines de semana ni descansos, haciendo livestreams a altas horas de la madrugada porque era el único momento en el que él estaba, y levantándome al día siguiente a las 8 de la mañana. Estaba cumpliendo con creces, porque me importaba el proyecto. En mi caso cumplí, pero según iba pasando el tiempo pasaban cosas extrañas: Trabajar sin documento de diseño previo, el documento de diseño que me pasaron era excesivamente supérfluo, estaba lleno de concept art que no esclarecía prácticamente nada y no llegaba a las dos hojas de redacción. También había reuniones para diseñar movimientos, diseñar movimientos basados en un juego de Devil May Cry, basar la personalidad de un personaje en la del propio creador... Y un montón de cosas que olían desde lejos a: "El capricho del crowdfunding que a todo el mundo le está haciendo recaudar mucho dinero".

Realizar un videojuego no debería ser un capricho en el que implicar a muchas personas, debería ser el objetivo de cumplir un sueño, de llegar a una meta, de dejar una parte de nosotros en el mundo, pero sin ir más lejos, a mi este juego empezó cada día más a parecerme a este:


(Fuente)

Llegó febrero y vi que no me ingresaba más dinero por las otras 4 animaciones que había hecho. El mismo día que iba a hablar con el chico, pasó algo gracioso. El programador me dijo que cómo le cobraba 200$ por todo el mes, que era excesivamente barato, que debía valorar mi trabajo. En ese momento le comenté que yo pensaba que esos 200$ eran pago por animación y no mensual, en ningún momento se me había especificado lo contrario. Estaba enfadadísima pero lo último que esperaba era que se enfadaran conmigo y con el otro programador.

La persona en cuestión se enfadó porque, dado que pensó que el programador le había "destapado el pastel" y me había hecho creer que 200$ era poco y que por lo tanto no podría continuar pagándome eso y obteniendo el mismo ritmo de trabajo. Nos dijo de todo, que se sentía traicionado, que habíamos faltado a su confianza, y que si él no hubiera querido pagarme no lo habría hecho. Recurrió a lo personal, y obviamente, yo seguí con los 200$. Pasaron más cosas que encuentro de poco decoro decir aquí, pero que francamente a mi me dejaron bloqueada y acabé por ceder. Dijo que "era pago al mes" y claro, yo no sé cuanto cobran en Breda (países bajos) mensualmente, pero dudo que sea una cifra tan baja. Aunque no habíamos hablado nada y yo le dije que no podía hacer frente al pago a Hacienda con esa cantidad, que debería poner de mi propio dinero.

Aun así volvió la simpatía conmigo y me metió nuevamente presión para que le diera clases de pixel art,  decidí dejar mi enfado en lo más puramente personal y continué trabajando aunque no hice ni horas extras ni más clases de pixel art.

Hubieron nuevas promesas, nuevos desengaños y más exigencias que otra cosa. Dejé muy claro que ese era el último mes que trabajaría a media jornada solamente por mi compromiso a terminar el proyecto y que al siguiente ya no podía depender de mis ahorros y que necesitaba un contrato.

Pasó el mes de Febrero y el particular desapareció. Un mes después, cuando estaba copada con otros proyectos regresó con una frase que en particular, me ofendió hasta lo más profundo como profesional.

"Oh Sabrina, don't give that look to me". 

Quiero aclarar que comento esto porque realmente fue una experiencia, pese a que muy negativa, también me ayudó a recibir el palo que me hizo aprender a decir "no" y a mirar, dentro de lo que cabe, a mis intereses personales. No he creado este post con animo de denuncia porque comentar estas cosas sean o no profesionales, hay que denunciarlas ante la justicia si se puede y no ante internet, no sirve más que como experiencia.

Moralejas
  • Nunca aceptar (aunque no se cobre) trabajo de una persona que no tiene un documento de diseño de su videojuego, o de no tenerlo asesorarle para que lo haga antes de empezar a trabajar.
  • Cobrar un adelanto o que se encarguen de firmar un contrato conforme se comprometen al pago (al menos hay un colchón para demandar).
  • Cobrar por las pruebas.
  • El tiempo que uno decide invertir en otra persona mientras está en su jornada laboral es trabajo, ya sea para hacer un tutorial, un livestream o un garabato mientras se diseñan movimientos.
  • Evitar trabajar con particulares de otros países para grandes proyectos.
  • Evitar el sentimentalismo o el chantaje emocional, es trabajo no vida social.
  • Hay gente que no escatima en esfuerzo ajeno.
Sabrina Cámara Ilustradora y diseñadora gráfica

lunes, 1 de julio de 2013

La aventura del autónomo




"En un agujero en el suelo vivía un autónomo, no en un agujero sucio y lúgubre..."

La verdad es que la bromita de los ministerios de Fomento, Educación, Cultura y Deporte con lo de "los jóvenes emprendedores", lo de "irse de aventura" o a Alemania o hacerse autónomo tiene su guasa. 

Pero vamos a lo que nos concierne. Tras años de trabajar bajo el nombre de una marca o empresa, me ví seducida por la reducción de la cuota de autónomos para jóvenes emprendedores (la famosa rebaja de "50€"), me aventuré a lanzarme como ilustradora profesional y crear mi propia marca. Ya había ejercido y trabajado antes a través de empresas y hecho trabajos para particulares a modo de financiación de mis estudios.

Pues ni corta ni perezosa me puse en marcha, solicité ayuda a un amigo, Aitor (@falc), que me ha estado ayudando tanto como profesional y también joven emprendedor: Cómo facturar, dónde dirigirse, qué documentos rellenar… En internet la información para darse de alta como autónomo estaba casi siempre incompleta pero casi todos decían lo mismo:
  • - Rellenar el formulario simplificado 037 (menudo galimatías) que puedes rellenar y validar aquí, ir a la oficina de Hacienda y darse de alta llevando fotocopia del DNI.
  • - Rellenar el impreso TA0521-1 (Solicitud simplificada) descargable aquí en castellano.
En mi caso, en lugar de acudir a un asesor, lo hicimos entre Alberto @almenoscompila, mi maravilloso compañero de fatigas, y yo. La forma simplificada es lo mejor y es importante tener en cuenta que el alta en el IAE es el epígrafe del ilustrador que quiere dedicarse a vender sus obras de forma profesional, es el 861/2 (861): Pintores, Escultores, Ceramistas y Artesanos. Otra cosa recomendable es que si se hace por cuenta propia: Pedir cita previa en la delegación de Hacienda: Estuve una hora y media esperando de pie, indicando a las personas que se encontraban perdidas y desorientadas en el sofocado edificio. ¡Casi pierdo el número! Y es que hay que estar atento todo el rato a la única pequeña pantalla que hay en la sala, que apenas se escuchaba con el barullo.

Conseguí finalmente mis papeles firmados y compulsados por la delegación de Hacienda para poder presentarlos seguidamente en la Tesorería de la Seguridad Social (tuve suerte que estaban la una al lado de la otra). Me dirigí allí decidida y envalentonada: ¡Por fin podía ser reconocida como trabajadora profesional! La cola era infinitamente más corta, la mujer situada en recepción me iba a ofrecer los impresos a rellenar, pero por suerte ya los había descargado y rellenado yo por mi cuenta (punto para mí): Sólo me hacía falta una copia del modelo 037, fotocopia del DNI e IMPORTANTE; Una fotocopia de la cartilla de ahorros donde se va a domiciliar el pago de la cuota de autónomos o la propia cartilla. En mi caso no la llevé pero aceptó como válida la fotocopia que tenía (menos mal).

Este fue el primer gran problema: La administración, pese a que en el BOE explicaba que la reducción de la cuota de autónomos entraba en vigor en Febrero, por un fallo en el sistema informático me pasaban a cobrar la única reducción a la que tenía derecho: Mujer desempleada menor de 35 años: Osease, 179€ del ala sin derecho a paro. Aun así, me aplicarían la reducción (y me devolverían el importe) en cuanto el sistema volviera a la normalidad en el plazo de uno… dos… cuatro meses, a saber, eso me dijeron en la delegación, si susodicho pago aplicaba.

A regañadientes tuve que aceptar porque ya había emitido una factura para ese mes y no me quedaba más remedio: Al final me salió el collar más caro que el perro ¡Estaba pagando más de lo que había cobrado por trabajar! Pero todo sea hacerlo legal, bien y conforme a mis valores personales, aunque haya cosas que no me gusten no puedo cambiar un sistema cargando contra el en un ataque homicida, sino conversando y en este caso la única manera de conversar es jugar con las mismas reglas y cambiarlas de manera legal, honesta y civilizada. Lo que me dejó claro que Hacienda y la Tesorería de la Seguridad Social siempre ganan y yo como pequeña autónoma frente a este enorme mundo sólo puedo observar las normas del juego y elaborar una estrategia de acción: De momento estoy aprendiendo, en cuanto sepa las normas os voy a ganar con vuestras reglas ¡Ja!

Al día siguiente me pasé por una asesoría para obtener información de notaría. Error de novato por mi parte pedir a un gestor que haga la tarea de un notario. Acudí por otro asunto que relataré en otra de estas ilustradas aventuras, pero ya que estaba, pensando en mi inocente cabeza, con todo el lío y el disgusto de los 179€ de Hacienda, sería mejor que consultara con un profesional con experiencia como me hubiera gustado que hicieran en mi caso.

¡Acierto! La señorita de recepción me atendió con una profesionalidad y simpatía dignas de una notaría de prestigio internacional. Sólo iba en un principio a pedir presupuesto y a por el tema del notario, así que ellas mismas me informaron del notario que más me convenía y de su ubicación, y además me pusieron en contacto con Raúl, el dueño de la gestoría.

Raúl me llamó a la hora, cosa que me extrañó un montón porque normalmente nunca me contactan con tanta rapidez cuando es por temas de pedir presupuesto: El presupuesto fue increíblemente rentable, muchísimo más de lo que esperaba y era para mí algo asequible así que ni dudé en decir que sí. Como ya saben muchos ilustradores a veces depender de una gestoría es necesario pero no se puede por temas económicos. Pero en mi caso francamente, al ver su anuncio: "constituimos empresas de manera gratuita para apoyar al emprendedor" y el coste mensual… Me dio muchísima confianza, e incluso, si hubiese contactado antes con él me habría ahorrado el coste de la gasolina para ir a la delegación de Hacienda, de paciencia, nervios e incluso en horas de trabajo que invertí. Aunque debo admitir que no hay mal que por bien no venga, la experiencia fue positiva para poder relatar hoy esta aventura y ayudar a otros jóvenes emprendedores en plena época de crisis.

Por otra parte me va a ayudar a solucionar el tema de los 179€ sin tener que estar desplazándome constantemente a mi delegación más próxima (que son 80km ida y vuelta), la facturación y el tema de la declaración trimestral de Hacienda (terror, tenía pánico de esto).

Tanto Aitor (@falc) como el gestor me asesoraron que el IRPF (retenciones) para un nuevo profesional son del 9% y futuramente de un 21% (3 años).

Pese a la complicación de tantos papeles podía decir, tras largos meses de preparación, trabajos anulados, proyectos desestimados y no cobrados que me impidieron darme de alta antes, colaboraciones y ayudas… ¡Por fin soy trabajadora autónoma!

MORALEJA
  • - Contratar a un asesor para que se encargue de TODO si no se tiene mucha idea. Ellos saben hacerlo y si quieres cobrar por tu trabajo lo mejor es promocionarte pagando por el trabajo de otros.
  • - El gestor te hará publicidad a las empresas que están asociadas a su gestoría (esto es muy positivo si acabas de empezar y no tienes público).
  • - Si aun así decides hacerlo tú mismo: PIDE CITA PREVIA en la delegación de Hacienda (que no Suma, Suma no es). Las colas son de una hora mínimo.
  • - Para darte de alta o modificar algún dato no tiene que ser estrictamente necesario que sea el mismo día, puedes poner el que quieras, pero es obligatorio que sea dentro del mes vigente.
  • - La papelería (identidad corporativa), hazla antes de darte de alta, te pedirán la tarjeta en todas partes.
  • -  La forma A-38, por favor. ¡El puerto está a la orilla del mar!
Por cierto, quería aclarar que algunas de estas entradas (La aventura del Autónomo, Sólo son cartas) entre otras de las primeras que hice cuando creé el blog son documentos que ya había creado hace tiempo cuando surgió la experiencia, todo con el objetivo de crear este blog pero que por la urgencia de proyectos no pude publicar antes :)
Sabrina Cámara Ilustradora y diseñadora gráfica

Por qué los ilustradores no trabajamos gratis




Gratis para personas que no conocemos, cabe recalcar, pero al lío. Charlando con un compañero  que se dedica a la programación, me comentaba que el desarrollo de juegos Indie está en baja: El crowdfunding dorado no era tan dorado como lo pintaban y pedir un dinero, por poco que sea, nunca financia íntegramente la campaña a no ser que los inversores estén muy interesados en el proyecto, cosa que un grupo indie y con poca publicidad no puede conseguir.

Ahí se entró en el dilema que seguramente muchos conozcan  "Es que los grafistas quieren cobrar". 

Llamémoslos grafistas, llamémoslos ilustradores, artistas conceptuales, diseñadores gráficos encargados de logotipos, artistas 3D, animadores 3D, técnicos de efectos, clean-artist, entre otros muchos. Este tema ha sido tratado por muchísimos colectivos, Xian Nu Studio hizo una entrada realmente interesante que no es sobre el mismo tema pero sí es algo similar que podéis ver aquí.

En mi caso no tengo experiencia con la edición de Manga o de Comic, pero sí tengo "forrados los huevos", con perdón por el lenguaje, en temas de videojuegos. He visto tanto y lo que aun me queda por ver, que acabas con una mentalidad muy concreta. El "grafista" que es como se llama a un ilustrador en terminología indie (y del RPG Maker, que esto viene de lejos), es el que se encarga de TODO. GUI, animaciones, escenarios, diseño de niveles, portraits, iconos, ilustraciones, portada, poster promocional, bannners, website... No quiero entrar en la polémica moral de si una persona debe o no debe cobrar por su tiempo, pero sí que quiero hacer unas cuantas apreciaciones y sobre todo responder a una gran pregunta:

¿Por qué queremos cobrar?

Antes de responder quiero recordar, un ilustrador / profesional en general es una persona que ha recibido una formación o por cuenta propia se ha dedicado a aprender una o varias técnicas útiles para el desarrollo de videojuegos: Lo que significa que no se ha formado en cualquier otro sector, al menos, teniendo una mínima calidad para desarrollar unos buenos gráficos que puedan entrar por los ojos del consumidor. Teniendo en cuenta que la educación artística cuesta bastante dinero (muchos masters cuestan de 6000€ para arriba), teniendo en cuenta que hace falta tener un equipo en condiciones y una serie de materiales, pagar la luz que se consume... Bueno, que no es barato ser ilustrador, realmente, el simple hecho de vivir es un gasto monetario.

Vamos a por las razones por las que un ilustrador quiere cobrar.

1º Razón
Como todo ser humano, los ilustradores también comemos. Es un mito urbano, puede parecer que no, pero sí, os lo digo yo necesitamos comer. No estoy diciendo de comer bistec todos los días pero francamente eso de alimentarse a base de cuencos de arroz hervido no es muy bueno para la salud. Por eso necesitamos que se remunere el tiempo que usamos para trabajar. El agua, la luz, el gas, el aquiler… Son cosas que hay también que pagar.



2º Razón 
Como artistas, pasamos al día muchas horas sentados y por lo tanto necesitamos un mínimo de ejercicio diario, lo que significa que para poder comer necesitamos trabajar y además tener una hora libre al día para hacer ese mantenimiento diario. Le sumamos una hora para higiene diaria, dos para comer y 7-8 para dormir. La triste realidad es que muchas veces se prescinde de dormir, de hacer ejercicio y comemos delante del ordenador  o en 15 minutos. Algunos prescinden incluso de la higiene.



3º Razón
Como todo ser humano, queremos tener un hogar (¡Oh qué burgués! ¡Qué capitalista! ¡Quiere tener un sitio donde dormir que no sea bajo un puente!), algunos quieren también tener una familia, pero como mínimo un hogar, ya sabéis, un sitio donde dormir y obviamente donde poder trabajar.



4º Razón
Casi todos los programas que usamos requieren una licencia que hay que pagar para poder producir de manera comercial. Para los escépticos, echadle un ojo: http://www.adobe.com/es/products/photoshop.html) Creative cloud: 61,49€ al mes. Photoshop, 24,41€ al mes. No es "caro". Pero son casi 300€ anuales. Súmale los 179€ de autónomos (en mi caso que soy mujer menor de 35, sino sería más). Y el que me diga lo de "descárgatelo pirata", bueno, comento y sólo comento que las multas por no utilizar licencias o software original son bastante peores que no pagar la licencia.



5º Razón
Los materiales de trabajo físicos son muy caros: Un PC que le tire la gráfica para soportar 3D no suele ser precisamente un PC económico, menos si no puedes contar con la ayuda de padres o familiares que te faciliten uno y tienes que ahorrar durante mucho tiempo para poder comprarlo. Los artistas también usamos cosas como tabletas gráficas, mesas de trabajo reclinables, de luz, materiales de oficina… Necesitamos una silla que aguante bien nuestra espalda.



6º Razón
Salud. Muchas veces participar en uno de estos proyectos suele significar que vamos a recibir cuanto poco, mucha presión por finalizar rápidamente. La presión, dependiendo de quién la reciba, se asimila en mayor o menor grado y ciertamente la gente muchas veces se excede con las modificaciones: Si querías alguien más profesional ¿Por qué no le pagaste? A caballo regalado no se le mira el diente, dicen, pero sí, en estos temas si se les mira el diente y mucho. Esa presión lleva a dedicar más horas de las recomendadas a trabajar de una manera incesante, a un estrés, a una falta de cubrir necesidades básicas. Incluso en los proyectos remunerados esto pasa.



7º Razón
Le quita valor a nuestro trabajo y al de otros. Bien conocido es lo de "si es gratis es de mala calidad" y de hecho pese a que hay un nivel muy alto de exigencia, al final siempre se acaba pagando al artista estrella que editó no se qué para ganar caché.


8º Razón
Y la más rotunda de todas: Es nuestro tiempo libre ¿Por qué deberíamos invertirlo en el proyecto de otra persona que no conocemos de nada y que no tengamos garantías de que se vaya a finalizar? ¿Por qué no emplearlo en el proyecto de un amigo o conocido que se preocupa por nosotros?

No se trata de no ayudar a los demás, se trata de ayudar a las personas que realmente lo necesitan: Antes de invertir el tiempo libre en otra persona, hay que preguntarse muchas cosas ¿Realmente lo necesita? ¿Es imprescindible para que continúe viviendo? ¿Le hace falta o es un simple capricho? Realmente creo, que si debiera invertir mi tiempo libre en algo, lo invertiría como voluntaria por motu proprio.

Muchos ilustradores, como es mi caso, por un motivo o por otro de la vida, no podemos vivir de nuestros padres o familiares: Estamos solos frente al mundo. Y no tendríamos que justificar el por qué tenemos que tener un derecho a cobrar: Estamos trabajando, y el trabajo DEBE ser remunerado como tal. Porque luego entra el tema de la pescadilla que se muerde la cola: No consumo porque no tengo dinero, no tengo dinero porque no hay consumo... Tenemos que lidiar diariamente con personas que justifican que necesitan una ilustración barata con la crisis, o con que nos llamen bohemios, con que nos digan vagos, con que aceptemos tratos esclavistas y abusivos, cláusulas muy estrictas, pero no se responde en consecuencia: No se da lo que se pide, ni si quiera una tercera parte.

Si estuviéramos en Francia o en Estados Unidos donde hay una oferta formativa mucho más amplia y más accesible a todos los bolsillos sería menos complicado. No es el caso. ¡Pero estamos en España! Y esto es lo que hay, y el primer paso para cambiar las cosas es no aceptarlas.

Dedico mi segunda entrada a este tema, porque no son pocos los correos que me llegan, ni comentarios, ni rumores sobre este tema. Son demasiados. Y me hace gracia porque son personas que les dicen de trabajar como becarios y dicen "¡No! ¡No! ¡A mí me tienen que pagar! ¡Que explotadores! ¡Qué esclavistas!", también esperan cobrar 10€ por su videojuego sacado en descarga en los markets de smartphones.

Es tan simple y llano como eso, pero se ve que hay mucha gente que aun no le entra en la cabeza. Aunque cabe decir ¿Todo esto es algo malo? No lo creo, simplemente me muestro en desacuerdo contra esta actitud concreta. Hay que apreciar el trabajo y el tiempo de los demás.
Sabrina Cámara Ilustradora y diseñadora gráfica